jueves, 10 de abril de 2008

Mañanas, tardes, noches

Mañanas de tiempo caprichoso: ahora llovizna, luego sale el sol, de pronto el cielo se cubre de nubes, llueve furiosamente, vuelve a salir el sol, llueve furiosamente bajo la luz del sol.

Tardes de llegada de pedidos, contratos y revistas. Me juramento a no volver a comprar en la casa del libro punto com: por segunda vez consecutiva han vuelto a equivocarse en uno de los volúmenes, nada menos que en vez de Todos nosotros, de Raymond Carver, me han traído ¡Todo son preguntas, de Juan José Millás! He llamado al teléfono de pago de atención al cliente al menos veinte veces y siempre una voz grabada me informaba de que sus operadores estaban ocupados y lo intentara de nuevo al cabo de unos minutos. Les he escrito un correo comunicándoles mi absoluta insatisfacción con su servicio, lo deplorable de su atención al usuario y, tras el pertinente cambio del libro equivocado, mi despedida. Hay muchas librerías en internet. Menos mal que ha llegado bien el contrato del alquiler de una casa de campo para la primera quincena de agosto. Iremos a Normandía, a una aldea cerca de Saint Lô, en la región de la Mancha. Lo he firmado y lo he depositado en el buzón. Ah, y también ha llegado sin problemas el último ejemplar de la revista Turia, en cuya página 135 (de 517) publican mi poema Innisfree.

Noches de fútbol junto a Carlos: anteayer el partidazo entre Liverpool y Arsenal, ayer la aburrida e injusta victoria del Barcelona contra el Schalke, y hoy, igual que ayer, la inmerecida clasificación del equipo más poderoso, el Bayern, contra un Getafe que ha merecido ganar de principio a fin. Bueno, en realidad a mí no me gusta mucho el fútbol, pero a mi hijo sí, y me gusta poder compartir algo con él. De hecho tengo que confesar que las pobres opiniones que acabo de emitir son en realidad una flácida copia de las suyas. En fin.

9 comentarios:

Jesús Miramón dijo...

INNISFREE

Yo sé que hay un sitio,
yo sé que existe ese lugar,
lo he visto muchas veces,
he oído silbar el viento
entre los árboles.

Allí volveré y sembraré
con el justo escepticismo,
allí abriré las ventanas
y dejaré que el polvo
que la luz ilumina
se pose sobre mí;
allí sentiré llegar el tiempo
mientras nubes nuevas
oscurecen el campo.

Yo sé que existe ese lugar,
lo he soñado muchas noches,
podría decirte dónde está.

Iré allí y arreglaré el tejado,
golpearé el colchón,
sacudiré la alfombra,
lavaré el suelo y después
me sentaré en una silla a descansar
y oír cantar el río
que corre bajo el puente.
Nada desearé en este mundo,
nada vendrá a perturbarme,
me sentaré nada más
a descansar y olvidar
todo lo que soñé sin darme cuenta,
la luz del polvo
brillando y apagándose
sobre mis hombros,

aquellas nubes oscureciendo el campo,

una verbena bajo la lluvia,

el olor de la hierba mojada por la mañana.

Zaragoza, 1997.

Miranda dijo...

Siempre que lo releo encuentro algo nuevo que hace que me guste más.
Bellísimo.

Tiene una pinta estupenda esa zona, veo que no habrá rabas en la Rabia...jo!.

Beso.

M.

Jesús Miramón dijo...

Gracias, Miranda, un beso.

Berna dijo...

Me encanta. Y de pronto me ha recordado una peli: "Un lugar en el mundo" (http://www.imdb.com/title/tt0104774/).

Ya sé que no hay nada para siempre, pero, por el momento, estoy en mi Innisfree particular :-) ¡Salud!

Jesús Miramón dijo...

Hola, Berna, además me atrevo a imaginar que tu Innisfree se parece un poco al original irlandés, ¿verdad?

La película que mencionas es maravillosa, me gustó muchísimo en su día, de hecho me he puesto a buscarla porque me han dado ganas de volver a verla.

Pero detrás de mi poema hay, sobre todo, una película de John Ford, un documental de José Luis Guerin y un poema de Yeats.

Berna dijo...

En invierno sí se parece... :-) Pero le falta el agua. Y el caso es que mi plan inicial era mudarme a un lugar más parecido a Innisfree (con mar en lugar de lago).

Yo tendría que volver a ver "El hombre tranquilo" (la vi hace tanto que apenas tengo un recuerdo vago de ella).

En cuanto al poema de Yeats... no me gusta ni la versión española del enlace ni la (anónima) que tienes en tu blog, así que (es sábado, no trabajo este finde) me he puesto a currar en otra (bajo la supervisión de mi amiga Finu, irlandesa y traductora). Te la mandaré cuando esté; al menos será curioso compararlas (no digo que la mía sea mejor, ¿eh?).

Jesús Miramón dijo...

Bueno, la versión "anónima" de mi primer blog es mía, y no es una traducción sino más bien, tirando de diccionario pero sobre todo interpretando el texto, una paráfrasis...

Portorosa dijo...

¡Qué más da, Millás o Carver, Jesús! Si son lo mismo...

;)

Habrá que ver ese documental.
Un abrazo.

Jesús Miramón dijo...

¡Ja já, qué chiste más bueno, Portorosa! (No tengo nada personal contra Millás, pero como escritor no puedo, es que no puedo, la única vez que lo intenté creo que no pasé de la página diez)

Sobre la casa del libro punto com, comercio donde no pienso volver a entrar nunca más, hoy he recibido un correo (eso sí, DESPUÉS de conseguir hablar con ellos en el teléfono 902 de atención al cliente y expresarles con mucha educación mi opinión sobre la calidad del servicio de la librería) notificándome que van a pedir el libro de Carver a la editorial y pasarán a cambiarlo. Bochornoso. Habrá que probar otras tiendas de libros.