sábado, 5 de abril de 2008

Pollo al curry

Por la mañana acompaño a Paula a la óptica para comprar sus primeras gafas de sol. Se prueba decenas de ellas pero rápidamente vamos descartando modelos hasta quedarnos con cinco o seis. Las elegidas son negras y no tan ridículamente grandes como las que se llevan ahora. Le auguro que le gustarán durante muchos años.

Al mediodía cocino pollo al curry con arroz blanco. La casa entera huele como un restaurante hindú. Después de comer ponemos el lavaplatos y a continuación el tiempo se ralentiza, entra en la agradable parálisis de la digestión y la siesta. El mundo gira lentamente alrededor del sol.

Por la tarde vienen a casa dos amigos de mi hijo. Se supone que van a ensayar la coreografía de un baile para una fiesta del colegio, pero como faltan dos miembros del grupo lo que hacen es jugar a la Play Station. Les hago una pizza margarita para merendar. Mientras estoy preparándola aparece Carlos en la cocina y me da un abrazo, me dice gracias, me da un beso, otro abrazo, dos besos, y se va.

14 comentarios:

Jesús Miramón dijo...

Para hacer un pollo al curry se necesitan cuatro pechugas de pollo. Se cortan en dados no demasiado pequeños y se ponen en adobo durante una o dos horas con una cucharada de curry, zumo de limón, sal, pimienta recién molida y un chorro de aceite de oliva. Rehogamos el pollo en la cazuela, lo reservamos, y en el aceite que ha quedado pochamos dos cebollas picadas en trozos relativamente grandes. Añadimos un puñado de pasas, sal, pimienta, una cucharada de curry, los dados de carne, le damos a todo unas vueltas y vertemos una lata de leche de coco (yo las compro en Lidl). Revolvemos bien y dejamos que se haga a fuego lento hasta que la salsa se torne cremosa y ligada. La cocina olerá inmediatamente a restaurante hindú pero eso es lo que buscamos. La mejor guarnición es arroz blanco cocido y frito para que se suelte. Para beber la mejor idea es la cerveza, y si no hay cerveza un vino joven y fresco, nada de crianzas ni reservas. El éxito está asegurado.

Miranda dijo...

Genial!, Gracias.

Lo probaré.

Beso.

Jesús Miramón dijo...

Hola, Miranda, ya verás que rico está. Eso sí, hay que tener cuidado con no pasarse de curry. Un beso.

Teresa, la de la ventana dijo...

Ya tengo menú para el próximo sábado. Gracias, Jesús.

Jesús Miramón dijo...

Hola, Teresa :-)

no, si al final voy a tener que hacer, como hiciste tú, un blog de cocina, ya verás...

Espero que te guste. Un beso.

Portorosa dijo...

Pues gracias. Yo creía hacer arroz con pollo al curry, pero desde luego está a años luz de éste, que probaré pronto.

Un saludo.

(Tampoco está mal, ese abrazo del niño, ¿eh?)

Jesús Miramón dijo...

El abrazo de Carlos fue lo mejor de todo el día, claro... :-)

(Por cierto, Porto, qué casualidad que tus hijos se llamen igual que los míos, ¿verdad?)

Berna dijo...

si me dices dónde puedo encontrar curry picante Sherwood (por la zona, claro), te paso mi receta de pollo al curry (con muslos en lugar de pechuga). Probaré la tuya... si encuentro leche de coco :-)

Portorosa dijo...

Sí. ¿No recuerdas que cuando me mandaste "Innisfree" con la dedicatoria pensé que se lo estabas dedicando a mis hijos?

Un abrazo, Jesús.

Jesús Miramón dijo...

Siento no poder ayudarte, Berna, pero no se me ocurre dónde prodrías comprar ese curry picante, aunque yo probaría a través de internet. La leche de coco la venden en Lidl (en Binéfar tenemos uno pero en Barbastro no hay). Un beso.

Esto... aunque no te haya sido de mucha idea ¿me pasarías tu receta?

Jesús Miramón dijo...

Anda, no me acordaba, Portorosa, es verdad. Un abrazo.

Berna dijo...

Bueno, aprovecharé el próximo viaje a Madrid (dentro de nada) para aprovisionarme de ambas cosas.

Y te doy la receta. Es de mi amiga Mara y es el típico plato para autónomos-que-trabajan-en-casa, porque se hace solo (mientras uno, o una, trabaja):

Ingredientes: Un cuarto trasero de pollo por persona (la pechuga siempre me ha parecido demasiado seca) y un botellín de cerveza por cada dos cuartos trasero de pollo (pide que den dos golpes a cada cuarto, sin partirlo del todo), chorro de vinagre caramelizado, curry picante (yo uso el Sherwood), sal, chorr(it)o de aceite de oliva.

Se sala el pollo un par de horas antes. Se rehoga en la cacerola con el chorrito de aceite (no hace falta mucho: la piel del pollo tiene ya bastante grasa) hasta que quede doradito (con la tapa puesta, que salpica mucho). Cuando esté dorado, se echa la cerveza en las proporciones antedichas, curry al gusto (yo echo una cucharada de postre colmada para dos cuartos traseros) y un chorro de vinagre caramelizado. Una vez que hierve, bajar el fuego y esperar que se haga a fuego lento y tapado; cuando el pollo esté bien hecho (calcula 3/4 de hora por lo menos, aunque depende del tamaño de los cuartos traseros), subir el fuego y destapar hasta que la salsa se reduzca. Es fundamental que la salsa quede espesita y también que no se queme, así que ese último ratito hay que estar vigilante.

Yo lo tomo con arroz blanco "a la china" (como lo hacen los chinos; bueno, como lo hacían antes de que inventaran las ollas eléctricas para cocer arroz que usan todos ahora). No sé decir cantidades (mi madre siempre lo hizo a ojo, como todo), pero consiste en lavar el arroz crudo en la misma cacerola que se va a usar, hasta quitarle el almidón: echas agua a la cacerola, mueves el arroz con la mano, tiras todo el agua que puedas y vuelves a echar agua. Como seis o siete veces (hasta que veas el agua clarita). Luego echas agua hasta que, apoyando los dedos de una mano sobre el arroz (previamente nivelado) y levantando el resto de la mano, el agua cubra los dedos. Se pone a fuego rápido, medio tapado, hasta que hierve. Luego hay que bajar el fuego todo lo posible y, más tarde, cuando veas que queda muy poca agua, taparlo. Ni idea de lo que tarda en hacerse, pero si empieza a oler a quemado es una señal inequívoca de que hay que apagar el fuego ;-) Deja reposar unos minutos (que termine de hacerse con el vapor, por lo que no conviene destapar muchas veces una vez que lo tapas).

Ya me contarás :-)

Berna dijo...

P.S. Te juro que se tarda menos en hacer todo eso que en teclearlo, y eso que tecleo rápido.

Jesús Miramón dijo...

Muchas gracias, Berna, lo probaré. Lo único que me desconcierta un poco es el vinagre caramelizado, así que ahora me toca a mí buscar el producto...

Oye, mira que hay recetas de pollo al curry diferentes, ¿eh?

:-)

---

Por cierto: yo el pollo con cerveza lo he guisado desde siempre, en realidad se parece mucho a tu receta salvo el vinagre caramelizado y el curry (y la cebolla y el ajo, que también le pongo). Está muy rico.