jueves, 10 de julio de 2008

Desde Bath

Paula telefonea a las doce y media de la noche desde Bath y nos cuenta que está muy bien, disfrutando muchísimo, conociendo a gente de otros países, "me están pasando un montón de cosas maravillosas", dice. No hablábamos con ella desde el domingo, pero está disfrutando tanto que entendemos que el entusiasmo nos difumine en sus prioridades inmediatas.

Al principio nos costó aceptarlo, la idea -absurda, ahora nos damos cuenta- era que llamase a casa cada día, aunque al final hemos terminado comprendiendo y también recordando cómo éramos nosotros a los quince años, cuando no había nada peor que una familia agobiante.

La echamos de menos y al mismo tiempo somos conscientes de la apasionante aventura que emprende, el mundo entero abierto ante sus ojos y su cerebro. Una historia mil veces repetida. Nuestra pequeña ha iniciado su propia exploración y nuestro papel ha cambiado: ya no es el de llevarla de la mano, darle de comer sentada en las rodillas, contarle cuentos antes de dormir, ahora tenemos otro no menos importante: estar siempre allí donde nos necesite, amarla discretamente durante toda nuestra vida, seguir ayudándola a convertirse en la maravillosa mujer que ya comienza a ser.

6 comentarios:

Jesús Miramón dijo...

Hoy nos esperaba en el buzón una postal de Paula con una bonita fotografía del puente de Pulteney, ha sido una verdadera sorpresa porque no la esperábamos. Al parecer se acuerda de nosotros más de lo que creíamos. Oh, el texto era precioso...

C. dijo...

Todo pasa tan rápido...
besos infinitos

Jesús Miramón dijo...

Infinitos, C.

:-)

Ana dijo...

También yo estoy pasando por la etapa en la que "mi niña" crece, crece, crece...

Un abrazo Jesús.

Jesús Miramón dijo...

Y de poco sirve que haya sucedido miles, millones de veces antes, cuando es la primera e irrepetible vez para nosotros.

Un abrazo, Ana.

Portorosa dijo...

Qué suerte oírle decir eso, ¿no?, lo de las cosas maravillosas que le están sucediendo.

Hay que aprender a interpretar el nuevo papel, supongo. Seguro que lo vais a hacer muy bien.