lunes, 15 de diciembre de 2008

Jaculatoria

Dejé de fumar hace dos años y medio. No me he cortado el pelo desde abril. Volví a engordar porque dejé de hacer ejercicio y ser abstemio. Cada día admiro más a la gente corriente, héroes de la lucha y la gloria verdaderas, con una admiración inversamente proporcional al asco que me producen, salvo algunas excepciones, intelectuales, escritores, filósofos y obispos en general. Por aquellos no me permitiré, no lo haré, odiar la navidad. Sí me permitiré reírme con mueca de hiena del descalabro de algunos multimillonarios, víctimas de fraudes basados en su codicia insaciable. Este último verano conseguí, después de muchos años intentándolo, dejar de comprar el periódico a diario para pasar a leerlo sólo los fines de semana. No sé muy bien lo que quiero, lo que busco, lo cual a estas alturas de mi vida resulta entre ridículo y patético. Me salva el cariño de algunos que me aman. La música. La exploración.

5 comentarios:

Miranda dijo...

Pues así dicho de corrido, dan ganas de ponerse en pié y decir: BRAVO!!!

Hala, con dos c.

Beso y beso.

M.

koldo dijo...

Uy, qué cerca andamos: yo hago ahora dos años sin fumar, y más o menos el mismo tiempo sin cortar el pelo. Y engordando.
A pesar del interés que despiertan los suicidas, los que cuentan son los que se quedan.

Jesús Miramón dijo...

Hola, Miranda,

en relación a los c. qué curioso resulta que la palabra "jaculatoria" tenga la misma raíz que "eyaculación".

Un beso.

Jesús Miramón dijo...

Koldo, ¿dos años sin cortarte el pelo? ¡Pero si debes parecer uno de esos gurús de Calcuta con la cabellera convertida en un paquete sobre la cabeza!

koldo dijo...

No, no, que las prisas me hacen escribir mal: el mismo tiempo que tú sion cortar el pelo, allá por abril o mayo y desde entonces.