martes, 31 de marzo de 2009

Último día

Último día de marzo. Cada uno desde el primero quise compartir algo: un plumón de ave, una piedra blanca, caracolas vacías en las que suena el mar. Cosas que encontraba, cosas que tenía. Cada día desde el primero sin saltarme ninguno, esa fue mi intención.

El invierno comienza a hacerse pequeño detrás de nosotros, un suspiro de niebla arrastrado por la corriente mientras Abril ahí viene: lozano, virgen, impertérrito. Qué misterio tan grande es el nuestro.

9 comentarios:

enric faura dijo...

Gracias por este mes de compañia sutil, delicada y sincera. Si quieres tomate unas vacaciones, pero que sean pequeñas. Encontrariamos a faltar tus líneas, pero sobretodo tu sensibilidad.

koldo dijo...

un mes precioso, gracias, jesús

Jesús Miramón dijo...

Enric, Koldo, muchas gracias (y buenos días de abril).

Portorosa dijo...

Gracias también de mi parte, Jesús.

Olé.

Jesús Miramón dijo...

Un abrazo, Portorosa.

:-)

Miranda dijo...

Ha sido bello como siempre.
Es un don, como el de saber hacer feliz a alguien.

Bueno, pues eso, que nos tienes acostumbrados a ello, queremos más.

Toma presión!

;-)

Beso.

Jesús Miramón dijo...

Un beso, Miranda. Llueve que da gusto verlo, qué gozada.

estrella dijo...

Que se acabe el mes de marzo no quiere decir nada más que eso ¿cierto?
No me gustaría nada, pero nada, que dejaras de regalarnos las palabras, o las plumas, o las caracolas, o el mar... Nos hace bien asomar por acá y encontrarte.
Quiero pensar que estos días de descanso laboral te darán la fuerza necesaria para seguir entre nosotros. No te daremos trabajo sólo un poco de compañía.

Que estos días sean plácidos para todos.

Jesús Miramón dijo...

Igualmente para ti, Estrella, gracias y felices días de semana santa.



Ah, y por supuesto que no terminan aquí las cinco estaciones (todavía quedan tres).

:-)