sábado, 2 de mayo de 2009

Felices, exultantes

Cuando los amigos se encontraron
después de tanto tiempo
se abrazaron y rieron
felices, exultantes.

En el momento de la despedida,
días después,
se abrazaron y lloraron
felices, exultantes.

5 comentarios:

añil dijo...

"días después", seguro.

Bsos.

Jesús Miramón dijo...

Hola, Añil, perdona pero no he entendido tu comentario.

En cualquier caso en este pequeño poema existe la felicidad del reencuentro de dos amigos que hace mucho tiempo que no se ven y, junto a la pena de la despedida, la felicidad de los buenos ratos pasados juntos, la felicidad de la constatación del afecto. Algo así.

Un beso.

añil dijo...

Me refería a que en esos días encontraron de nuevo el punto donde lo dejaron, después de esos días volvieron a ser ellos.

Eso es lo que he entendido yo del poema.

Un beso, Jesus.

Jesús Miramón dijo...

Es lo que yo quería expresar, Añil, exactamente eso. Gracias.

Aquí me quedaré... dijo...

Ese mismo día, nos reencon tramos de nuevo una amiga y yo despues de 22 años sin vernos. La vida nos llevo por caminos diferentes y nos perdimos.
Y fue tal como lo relatas.
Sigue el afecto de la adolescencia entre nosotras y seguirá.
Me lo regalo un poquito, si te parece bien.
Gracias