martes, 2 de junio de 2009

Pendientes

Compra cerezas con rabo y póntelas en las orejas como cuando eras pequeño. Siente su peso leve, el frescor de su piel vegetal. Eso es suficiente.

10 comentarios:

Aquí me quedaré... dijo...

Qué entrada más cortita, bonita y agradable para recordar la infancia.
Me has alegrado la rutina del trabajo.

Saludos

ETDN dijo...

Maravilloso consejo. ¿Por qué a menudo olvidamos los placeres sencillos?

Me gusta tu diario mínimo.

(recalé aquí por recomendación de Portorosa. Qué bueno es seguir haciendo amigos en red)

Salu2

Jesús Miramón dijo...

Y yo me alegro por ello, Aquí me quedaré... , muchas gracias y bienvenida.

Jesús Miramón dijo...

Muchas gracias, ETDN, Portorosa y yo nos conocemos (virtualmente) desde hace ya mucho tiempo. Siempre ha sido muy amable conmigo. Un saludo.

el tapir nicanor dijo...

bonito consejo
bonito blog
enhorabuena!

añil dijo...

¡Cuánto tiempo sin hacer eso!

Me encantaba.

Lo hago.

Bsos.

Jesús Miramón dijo...

Gracias, tapir, y bienvenido.

Jesús Miramón dijo...

:-)

Pablo dijo...

Sí, es suficiente. Gracias por recordarlo.

Jesús Miramón dijo...

Gracias a ti, Pablo, y bienvenido a las cinco estaciones.