sábado, 21 de noviembre de 2009

Variaciones Odenplan



Vía Francisco Aranguren. +

21 comentarios:

Elvira dijo...

¡Genial! :-)

Jesús Miramón dijo...

¿Verdad que sí? Ya ves, Elvira, más cosas de Suecia. No, si al final va a resultar que lo que quiero es ser sueco en vez de irlandés...

Elvira dijo...

Mucho mejor irlandés. Los suecos son muy sosos, como pasados por agua. Les falta no sé qué... ¿fuego?

Elvira dijo...

Conste que no desprecio a los suecos, entre otras cosas son guapísimos. :-)

Jesús Miramón dijo...

Bueno, Elvira, yo siempre me he sentido más irlandés que sueco, la verdad, así que seguiré tu recomendación. ;-)

(Por cierto, las suecas tampoco están nada mal, ¿eh?)

Gemma dijo...

Felicidades, de nuevo, por el vídeo. Otra maravilla de las tuyas. ;-)
Un abrazo

Jesús Miramón dijo...

Gracias, Gemma, pero yo no tengo ningún mérito, Francisco Aranguren lo compartía en su blog y yo me lo traje aquí para hacer lo mismo. Esta es una de las cosas que más me gustan de internet: la posibilidad de compartir los descubrimientos de nuestros paseos por la playa (conchas, piedras raras, plumas, ramas, cristales pulidos).

francisco aranguren dijo...

Me alegra compartir con vosotros la alegría de estos suecos. Por cierto, soy de Pamplona y no se si sabeis que la peña sueca acude a Sanfermines todos los años desde hace...treinta o cuarenta y son los más animados de la Feria. De las suecas, para qué hablar. Enfin, que este video me confirma que somos menos distintos de lo que pensamos (o nos hacen pensar). Un abrazo.

Jesús Miramón dijo...

Hola, Francisco, a mí este vídeo me conforta, me alegra, me conmueve, incluso me da esperanza. Gracias y un abrazo.

José Luis dijo...

Curioso y divertido con los pies, con las manos también lo es.

Un abrazo

José Luis

Jesús Miramón dijo...

¿Con las manos? ¿Quieres decir haciendo el pino?

:-P





---
(José Luis es un pianista extraordinario)

NáN dijo...

Me apunto a la teoría de la diversión... para estas cosas.

Ya lo inventaron en Sonrisas y lágrimas con lo de... "con un poco de azúcar, la píldora que dan..."

Pero para cosas así. Para otras la excesiva "facilitación" conlleva pérdidas dañinas. ¿Te has fijado en el poco valor que se le da a la memoria en la enseñanza? Y si no tenemos buena memoria, ¿cómo ser "realmente" creativos? Porque para ser creativos debemos enlazar "elementos" sabidos que recordemos.

A este paso, un cocinero sin memoria va a inventar la paella valenciana!!!

Elvira dijo...

Eso de "Con un poco de azúcar" es de Mary Poppins, NáN, jjaja! Bueno, era la misma actriz.

Totalmente de acuerdo con lo que dices de la memoria y lo de la excesiva facilitación. Me harté de decírselo a mis alumnos durante 27 años, pero como la idea no estaba de moda, pues me hacían un caso relativo. Era la única que pensaba eso, por lo que se ve.

Saludos a todos (he contestado a NáN espero que con el beneplácito de nuestro amable anfitrión :-))

Jesús Miramón dijo...

Querido Nán, ¿de dónde sacas que se le da poco valor a la memoria en la enseñanza? Hablo en mi doble condición de padre de dos personas en edad escolar y, además, pareja de una profesora de instituto. Es decir, preguntador nocturno diplomado, sobre todo en época de exámenes, y compañero de corregidora de interminables torres de exámenes y trabajos. Aseguro sin dudar un instante que en la enseñanza actual, como en todas las que la han precedido, se da un inmenso valor al ejercicio de la memoria, a la constancia, a la voluntad, al empeño. Se siguen estudiando las cordilleras, los ríos, los afluentes, se siguen estudiando mares y océanos; se sigue estudiando gramática, se siguen haciendo análisis sintácticos, complementos directos e indirectos, sujeto, verbo, predicado; se estudian fórmulas en Matemáticas y en Física; en Plástica se estudian formas del plano: geométricas y naturales, esta misma tarde le he estado preguntando a mi hijo, justo después de Ciencias Naturales: qué es una sustancia, qué es volumen, qué es densidad, qué es materia, definiciones todas ellas aprendidas como las aprendíamos vosotros y yo hace muchos años: de memoria. Es así. Cualquier profesor que lea estas líneas sabe que es verdad. No hablo de los alumnos que suspenden o aprueban por los pelos, hablo de los alumnos que trabajan y sacan buenas notas: ellos saben el esfuerzo y el ejercicio memorístico que cuesta. Ellos acabarán comprendiendo, como bien dices, que sin la herencia del conocimiento de quienes caminaron sobre la tierra antes que nosotros resulta imposible explorar el futuro comprensiblemente. La creatividad, tienes razón, se articula con las mismas viejas palabras que una y otra vez expresan la misma y siempre nueva curiosidad. Sin memoria es imposible ser y avanzar, alimentarse, conocer el norte o el sur, y en la enseñanza actual, al menos en la pequeña parcela que conozco de primera mano, sigue siendo un valor crucial, imprescindible. Si los sucesivos sistemas educativos siempre fuesen tan dramáticos como cada generación asegura que lo son ni siquiera existiría internet. Respetemos con generosidad a quienes vienen detrás de nosotros.

Y dicho esto quiero decir también que el juego siempre es memoria (como mínimo debemos recordar sus reglas). En el vídeo hay algunos viandantes que intentan crear una melodía, tal vez recuperar olvidadas nociones de solfeo saltando con pretensión de coherencia sobre los peldaños de la escalera. ¿Eso es facilidad? Desde luego que no. Es otra cosa, algo a medio camino entre el instinto y la inteligencia. Ese tipo de ejercicios suele formar parte de la rutina de centros especiales que atienden a pacientes de Alzheimer. A veces no existe nada más difícil que divertirse.

Un abrazo.

NáN dijo...

Parece que era una percepción errónea mía (aunque Elvira, además de criticar "suavemente" mi "mala memoria", los musicales no son lo mío), me da un poco la razón.

Ojalá seas tú el que tienes la razón. Muchas veces me alegro de estar equivocado. Pero en el bar al que suelo ir van muchos jóvenes y sacan juegos, entre ellos el Trivial, y cuando les oigo jugar desde la mesa de al lado me da la impresión de que como todo está en Google, no es necesario el esfuerzo de memorizar.

Un abrazo

Jesús Miramón dijo...

Hoy mismo se lo comentaba en un correo privado a Elvira (que, por supuesto, tiene mi beneplácito para comentar lo que quiera con quien quiera en este blog): tal vez en los pueblos todavía perdura un poco el prestigio de la enseñanza y el esfuerzo, algo que por lo que decís es distinto en las grandes ciudades, no lo sé. Buen lunes (me encantan los lunes).

La luna dijo...

Me ha encantado.
Pues no sé que iba a hacer con mis personajes si no pudiese memorizar.
Llevar el ordenata la escenario no estaría bien ¿ O sí?
Me ahorraría horas y horas y no tendría miedo de que se volara el texto.

Un abrazo

Jesús Miramón dijo...

Anda, Luna, así que eres actriz. A veces me gustaría poder mirar durante unos instantes detrás de vuestros seudónimos y saber quiénes sois...

Un abrazo.

estrella dijo...

Y esto me encanta.
Otra vez, gracias Jesús.

¿Puedo hacer buen uso de este regalo, o sea, compartirlo?
No me olvidaré, o mejor, será un placer dar el dato exacto de su procedencia. Éste es un lugar donde mi ánimo se tranquiliza y a veces -como ésta- se esperanza.

Agradezco tu reivindicación de 'lo bueno' de entre todos nosotros.

Jesús Miramón dijo...

¡Claro, Estrella, por supuesto que puedes compartirlo, de hecho yo lo descubrí en el blog de Francisco!

:-)

Anónimo dijo...

Si, probablemente lo sea