martes, 13 de abril de 2010

Eres la raposa

Eres la raposa que abre los ojos en el cálido interior de su guarida. Eres las raíces del tomillo y el romero. Eres los charcos de lluvia. Eres el cercano camino que, a través del campo, desemboca en la carretera que lleva al pueblo donde casi todos duermen. Eres el murciélago que caza en la oscuridad. Eres la nube que, a miles de kilómetros de altura, se hace y se deshace. Eres la rítmica respiración de un bebé acostado boca abajo en una cuna. Eres la única ventana encendida en el edificio a altas horas de la madrugada. Eres el tren que pasa de largo más allá de los silos y los almacenes. Eres los pies de una figura erosionados por los leves besos de miles de personas muertas. Eres el familiar que duerme en la incómoda butaca de un hospital junto a la cama de un ser querido. Eres el sagrado silencio que precede a los aplausos tras la interpretación de una obra musical. Eres el vencejo que después del invierno regresa a su nido en el alero sin sorprenderse de que siga allí.

12 comentarios:

Ofelia dijo...

Que bello texto!¡! He visto a la luna en cada una de las frases. Siento serenidad.
Besos

Ángel Ruiz dijo...

¡Un texto excelente!

José Luis Ríos dijo...

Me gusta mucho, Jesús.

Un abrazo

Elvira dijo...

¡Olé! Explosión de belleza. Chapeau!

Un beso

Jesús Miramón dijo...

Muchas gracias a todos.

Portorosa dijo...

Y tú eres quien nos lo cuenta, Jesús, quien nos lo recuerda.

Un abrazo.

Portorosa dijo...

¡Me ha encantado!

Jesús Miramón dijo...

Gracias, Porto. Un abrazo.

Miguel Baquero dijo...

Felicidades por tu blog. Me ha gustado mucho esta entrada, pero sobre todo esa anterior de "Vivo en un país" que suscribo al mil por cien.

Jesús Miramón dijo...

Gracias, Miguel, y bienvenido.

Rayuela dijo...

llego hasta aquí desde la casa de Ofelia, tu sitio es maravilloso.
seguiré visitándote.

besos*

Jesús Miramón dijo...

Hola, Rayuela, me gusta que llegues desde el blog de Ofelia, al cual yo llegué en su día desde el de Elvira, y así siempre. No hay mejor manera. Bienvenida a la cinco estaciones. Besos.