lunes, 26 de abril de 2010

Veintisiete grados

Primeros calores de la temporada. Veintisiete grados en el termómetro del coche al salir del trabajo. Primeros ababoles, tan rojos sobre la cebada crecida. El color verde acaricia mi cerebro mientras las ruedas giran a toda velocidad sobre el asfalto. El aire acondicionado sopla suavemente a través de las rejillas de plástico. Cirros en el cielo azul.

8 comentarios:

Ofelia dijo...

Este año se acerca suavemente (aqui) la primavera y su balsámica bandera, el color verde.
Me encanta¡!¡
Besos**

Jesús Miramón dijo...

A mí también me gusta la primavera, más o menos. Bueno, lo confieso: me gustaría más si se prolongase hasta el otoño evitándome las inhumanas y monstruosas temperaturas del verano en estas tierras.

Eso sí, amo el color verde vibrante, pasajero, vivísimo, de los campos de cebada. Besos.

José Luis Ríos dijo...

La primavera, aquí, es algo visto y no visto. Días completos agradables en cuanto a temperaturas, pocos. La luz sí que es agradable.

Un abrazo

NáN dijo...

El alargamiento de los días es fantástico... ¡No corras tanto, Jesús!

Jesús Miramón dijo...

Hola, José Luis, es verdad que disfrutamos de una luz muy especial, alta y luminosa. Debe de ser el precio a pagar por el clima extremo. Un abrazo.

Jesús Miramón dijo...

No, si yo no corro, Nán, es el mundo a mi alrededor, con sus horas de luz y sus temperaturas y todo lo demás, lo que se precipita a toda velocidad...

Anónimo dijo...

¿Amapolas? ¿Cómo que amapolas? ¿No habíamos quedado en ababoles?

Bolo

Jesús Miramón dijo...

Bolo, tus deseos son órdenes para mí. Un abrazo.