viernes, 3 de septiembre de 2010

Contacto

Entre los primeros avistamientos y la aniquilación de cualquier forma de vida sobre el planeta transcurrieron exactamente dos segundos y medio. Ellos ni siquiera se habían detenido y siguieron su camino, inocentes, a través del universo.

20 comentarios:

enric batiste dijo...

¡Uau! Has atrapado mi atención lectora en dos segundos y medio...¡Qué suspense!

NáN dijo...

Los neoliberales son así, desatentos a las consecuencias de sus actos.

Jesús Miramón dijo...

Hola, Enric, a menudo, cuando pienso en un primer contacto con una civilización extraterrestre, visualizo al hormiguero que un niño pisa sin querer corriendo por el campo.

Jesús Miramón dijo...

Hola, Nán, creo que no hay nada más ajeno al neoliberalismo que la inocencia. Sería muy distinto si hablásemos de cinismo.

NáN dijo...

No me hagas ni caso, Jesús, últimamente he aprendido tantas cosas que me revuelven el estómago que voy con el piloto AgitProp automático puesto.

Ya sabes, un Sinsustancia.

Jesús Miramón dijo...

Podrás ser muchas cosas, Nán, pero un sinsustancia ni de coña.

:-)

Portorosa dijo...

NáN está viviendo una segunda juventud contestataria :)

Jesús Miramón dijo...

No, no, Porto, tú lo conoces mejor que yo pero creo que Nán está todavía en la primera, todavía no se ha rendido. Pertenece a aquella antigua y hoy escasa raza de hombres... ¿cómo se llamaban? ¡Ah, sí: idealistas! Son mis héroes.

Elvira dijo...

Ay, yo estoy intentando encontrar un idealismo un poco más a la medida de mis fuerzas.

Besos a todos

Jesús Miramón dijo...

¿A la medida de tus fuerzas? No sé si encontrarás algo tan poderoso. Un beso.

Miguel Baquero dijo...

Seguramente pensarían: otro planeta más, con un curioso colorido azul, pero sin nada interesante.
Da escalofríos pensarlo.

Elvira dijo...

:-)))

NáN dijo...

¡Uy, lo que me han dicho! ¡Que soy un idealista!

Jamás lo he sido. Jamás he pensado que los líderes de las naciones van a adoptar decisiones difíciles, a las que se oponen grupos industriales bien dotados de fondos, sin que le gente se lo exijamos con firmeza.

Os propongo que leáis estos dos artículos de la actualización de esta semana de la página web de mi grupo, con el que colaboro para ser realista, tras racionalizar que ante el peligro al que nos enfrentamos solo cabe la posibilidad de entender y actuar.

Creo que son muy interesantes, porque uno trata de cómo un científico mayor, de un mundo conservador, se sorprende de que le llamen activista y se da cuenta de que sí lo es. El otro hacer referencia a un thinktank, el George C. Marshal Institute. Los "angelitos", dotados de fondos empresariales desde su creación, "son los mismos o emplean las mismas estrategias que las usadas en la negación de la relación entre el tabaco y el cáncer, la relación entre la contaminación y la lluvia ácida o la destrucción de la capa de ozono y la oposición a la prohibición del DDT". Consiguieron retrasar muchos años las decisiones políticas sobre esos problemas. Ahora se dedican a negar el cambio climático.

¿Soy un activista por preocuparme del futuro de mis nietos?

Derrotando a los mercaderes de la duda


¡Ya me contaréis!

Un abrazo real

Jesús Miramón dijo...

Juego a imaginar que ni siquiera pensarían, Miguel. El viento, como el fuego o la lluvia, no piensa.

Jesús Miramón dijo...

Gracias por los enlaces, Nán, son muy interesantes (y perdona por llamarte idealista).

Y ahora lo que hago es preguntarme en voz alta cómo cojones en un post que trata de la posibilidad de que un imaginario contacto con extraterrestres acabe siendo como el de una hormiga con el niño que la pisa sin querer corriendo a través el campo acabemos hablando de (presunto) idealismo, agitación contestataria y activismo político. Y conste que no tengo nada contra todo esto, más bien al contrario. En fin, que os estimo mucho. Un abrazo.

NáN dijo...

En los buenos blogs pasa esto, Jesús: acaban siendo de los comentaristas (Porto sabe mucho de esto). Pero en este caso ha sido culpa mía.

Me explico: cuando leo lo de la aniquilización de las formas de vida (conocidas) en dos segundos y medio, pienso que en la historia de la humanidad esta fase del capitalismo alimentada por por una sed creciente de petróleo barato, que puede acabar con esas formas de vida, sería el equivalente a dos segundos y medio de la vida de una persona.

Ese Marshal Institute (un ejemplo entre muchos) tiene una importante página web dividida en dos partes: Ciencia, donde desinforma de cualquier peligro que baje cualquier tipo de producción; mientras, en la página Economía, se hace un canto del aumento de la producción.

No es extraño que en un mismo número, mientras en la página Ciencia desinforme sobre el calentamiento global, en la página Economía se congratule de que el deshielo del Polo Norte abrirá en breve nuevas vías de navegación hasta bolsas de petróleo extraíble.

¿Contradicción? En absoluto: van a lo que van. Pero desde su poderosa página salen extractos que pasan a blogs con fondos de los mismos dueños, tabloides, programas de televisión, lo que la gente más lee y ve. Mientras que las realidades científicas no se transmiten. Por eso cada vez hay más gente que duda de esto y solo la gente podría cambiar las cosas.

Por eso, tu relato de alienígenas me pareció una metáfora perfecta de lo que ya está sucediendo, aunque tú no lo hubieras pensado al escribirlo. Estamos hipotecando el futuro de nuestros descendientes muy directos y cercanos: hijos, niestros y biznietos.

Diva Gando dijo...

Dicen que lo bueno si breve..., pero la verdad es que yo me he quedado con las ganas...

Jesús Miramón dijo...

Hola, Diva, la verdad es que yo soy más amigo de la brevedad que de la extensión (a pesar del diario de mi viaje). Mi intuición siempre me impulsa a podar.

Eria.. dijo...

Miedo.

Jesús Miramón dijo...

Hola, Eria, bienvenida a mi blog.