lunes, 18 de octubre de 2010

Decimoctavo día

Este granjero de terneros se parece muchísimo a Sidney Pollack. La joven de la gestoría es el vivo retrato de Anaïs Nin. Tengo un amigo en Binéfar que es clavado a Harrison Ford. En un planeta con una población de casi siete mil millones de seres humanos resulta imposible que cada uno de nosotros no tenga más de un sosias. Alguien idéntico a ti sale ahora de su casa en las antípodas, sube a una bicicleta y se aleja pedaleando sobre el asfalto mojado.

4 comentarios:

Elvira dijo...

Me da un poco de cosa imaginarlo...

¿Y tú a quién te pareces?

Un beso

Jesús Miramón dijo...

¿Yo? A mi hermano gemelo, por supuesto.

Un beso.

:-)

Ofelia dijo...

Hola Jesús,
ya tenía ganas de tener tiempo y pasearme por tus escritos.
No me resulta nada extraño lo que cuentas. Me ocurre algo, demasiado habitualmente, y es que cuando conozco a alguien nuevo ya estoy preparada para que me digan: ¿Nos conocemos? y mi respuesta es: no, pero seguramente te recuerdo a una amiga, vecina, prima o compañera de trabajo ¿verdad?.
Respuesta: pues sí.
Parece que que formo parte de un clonaje masivo que se hizo aprox. en los años 60.
Un abrazo*

Jesús Miramón dijo...

Hola, Ofelia, con clonaje masivo y todo (a mí también me ha pasado lo que cuentas) la cosecha de los sesenta no estuvo mal, ¿verdad? Un beso.