domingo, 24 de octubre de 2010

Vigesimocuarto día

Hoy he cantado con mi coral en Pla de la Font, un pueblo de colonización cerca de Lérida cuyo ayuntamiento nos ha contratado en las celebraciones del quincuagésimo aniversario de su creación. ¡Cincuenta años solamente! Pocos años antes de que yo naciese este lugar no existía.

En un acto protocolario previo a la misa y el concierto su alcalde ha hablado de aquellos primeros colonos, provenientes de Cataluña, Aragón, Andalucía, Valencia, Castilla, que llegaron al territorio para comenzar una nueva vida, agricultores a quienes se les concedían unas parcelas para que las trabajaran y pudieran labrarse un futuro. Desde el coro de la iglesia escuchaba sus palabras y me parecía estar en una película del oeste americano o de Siberia.

Al terminar nuestra actuación y recoger los bártulos hemos salido a la calle, lucía el sol y una rondalla cantaba una albada en homenaje al pueblo y sus fundadores. Algunos de sus versos me han emocionado:

Han pasado cincuenta años
desde que vinimos a estas tierras
con los bolsillos vacíos
y el alma llena de pena.

Esto era casi un desierto,
no había agua ni luz,
pero lo más importante
es lo que trajiste tú,
lo más importante es
lo que trajiste tú.

6 comentarios:

Luna dijo...

También me habrían emocionado esos versos.
Te dejo una reseña del pueblo Los Llanos del Caudillo, donde la mayoría de los vecinos no quieren quitar el segundo nombre.
En los Llanos, no cantarían esos versos de tristeza, hambre y miseria.

Un abrazo


Un pueblo joven
La historia de Llanos comienza con un Decreto del Ministerio de la Gobernación fechado el 6 de julio del año 1956, al constituirse como Entidad Local Menor el pueblo de Llanos del Caudillo, construido por el Instituto de Colonización en el término municipal de Manzanares. El 13 de marzo del año siguiente se formó la Junta Vecinal y se designó como primer alcalde pedáneo a Juan Aranda Alcázar.

En las fechas de que hablamos, Llanos había conseguido reunir a 90 familias; las condiciones contractuales consistían básicamente en el deber de trabajar la tierra durante al menos 15 años y entregar el 51% de la cosecha recogida, y en el derecho a recibir una casa, una yunta de vaca y seis hectáreas de tierra para comenzar una nueva vida.

Hoy Llanos tiene 737 habitantes, pues ha sido capaz de mantener su cohesión y crecer, se ha originado una conciencia de pertenencia al pueblo y una identificación que le permiten confiar en su pervivencia futura. De hecho, con la llegada de la democracia, esta Entidad Local comienza a adquirir vida propia y cada vez más autónoma respecto a Manzanares, de cuyo municipio es desde 1999 totalmente independiente.

Jesús Miramón dijo...

Los pueblos de colonización tienen algo de irreal, productos de una época y aparentemente ajenos a la historia (sin que esto, claro, sea posible). A mí siempre me han llamado la atención con sus casas semejantes, sus plazas de chopos y plátanos, sus parterres de flores, rodeados de desiertos y estepas hasta que llegaron los canales de regadío y cierta prosperidad. El otro día hablaban de los primeros colonos y sentí, por pura empatía, una mezcla de melancolía, admiración y ternura.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

QUIZA TE SORPRENDA PERO AMLI
(ELLA) CONOCE PARTE DE ESA HISTORIA,
ABUELOS PATERNOS
3 TIOS MATERNOS
fueron uno de esos colonos.
Recuerdo los días que iba a verlos,
porque ademas estaban todos en casas de campos, pero todas, por causalidad; estaban en el mismo trayecto y las tierras colindantes.
Unos además de tierras, tenian ovejas, otros terneros, otros vacas lecheras, otros cerdos.
Tambien recuerdo algún verano ir a coger fruta con mi prima a otra finca cercana para ganarme una perrillas para las fiestas, y coger caracoles que los habia a patadas (no como ahora)y tambien los vendiamos.
Nos íbamos a bañar a los depositos de riego, sin cloro, con ruedas de tractor. El baile para las fiestas ...
Ahora las fincas tienen riego aspersión, ya casi no quedan fajas, y ya nadie de mi familia habita esas casas.
Unos murieron y reposan en el cementerio de Pla de la Font o de Gimenells, que queda más cercano por el mismo camino.
Otros viven en Almacellas.
Pero me has hecho recordar a todos ellos y lo joven que yo era entonces, aunque mi entonces novio y hoy esposo tambien lo conoció.
Gracias.

Jesús Miramón dijo...

Qué casualidad, lectora anónima, me alegro de haber hecho revivir en tu memoria buenos momentos de tu infancia y de cómo era el paisaje y la vida entonces.

Un saludo.


---
Por cierto, ¿qué significa AMLI (Ella)? No lo entiendo.

Aquí me quedaré... dijo...

Cuando voy por La Mancha hacia el Sur, pienso en los primeros habitantes. La distancia, la lejanía de su tierra natal, es la misma que los que llegan ahora desde lugares más lejanos.
El hambre y la necesidad no cambia con los tiempos.
Es duro.

un abrazo

Jesús Miramón dijo...

Así es, ahora son otros pero hubo un tiempo en el que éramos nosotros. Un abrazo.