lunes, 17 de enero de 2011

17

6 comentarios:

Ofelia dijo...

Que ambiente¡!¡ Me encanta la niebla y tengo pocas ocasiones de disfrutarla. Me imagino estar ahí bien abrigada y poniéndome las botas haciendo fotos. (Quizás me encontraría a José Luis)

Un fuerte abrazo***

Teresa, la de la ventana dijo...

No era capaz de ver la terraza en un primer momento. Veía una superficie de agua, con el reflejo del cielo y todo sobre ella, una especie de lago o de piscina, y he pensado "Pero Jesús vive en un sitio sin playa, ¿será de este verano en Irlanda?" Después de un buen rato, me he dado cuenta de que era una ilusión óptica. No sé si es buscada, pero me parece un efecto increíblemente bonito. Para nada había visto la niebla. Estaba demasiado entretenida intentando entender la foto...

Nunca dejas de sorprenderme, Jesús. Cada día. A veces con una frase. Otras, como hoy, con una imagen nada inocente ni simple.

Jesús Miramón dijo...

¡Seguro que tus fotos serían mejores que las mías, Ofelia! La verdad es que la niebla genera un ambiente, una atmósfera especial y mágica. Un abrazo.

Jesús Miramón dijo...

Hola, Teresa, la foto la he hecho en mi terraza esta tarde a eso de las ocho menos cuarto o por ahí, es la vista que aparece a veces en la cabecera del blog con la iglesia de San Pedro al fondo, hoy invisible. En su búsqueda de luz con el flash desactivado la cámara automática ha extraído ese tono amarillo y esas sombras que parecen reflejos. Cuando he visto el resultado también a mí me ha sorprendido mucho. Uno nunca sabe del todo, escribiendo, haciendo fotografías o cocinando, cual será el fruto exactamente. Por eso nos apasiona hacerlo. Un beso.

Elvira dijo...

¡Preciosa!

Jesús Miramón dijo...

¡Gracias!

:-)