jueves, 27 de enero de 2011

27

Alguien dijo que estaba nevando y todo el mundo miró hacia los ventanales. El runrún del público que esperaba su turno enmudeció. Quienes estaban siendo atendidos dejaron de sentir miedo durante unos segundos. Alguien dijo que era agua nieve, no nieve de verdad.

2 comentarios:

NáN dijo...

Escasos segundos de complicidad de niños.

Jesús Miramón dijo...

La nieve obra ese efecto en las personas: nos convierte en niños. Sólo nevó un momento, luego se convirtió en agua nieve y después en lluvia.