sábado, 1 de enero de 2011

1

La noche cae temprano entre las montañas. Los faros de un coche aparecen y desaparecen en las curvas de la carretera. El ruido de las ramas de los árboles del bosque se mezcla con el del río que fluye en la oscuridad. En la casa hay luz, hay calor. Me daré la vuelta y entraré allí, lejos de este otro mundo frío.

4 comentarios:

Miguel Baquero dijo...

Me admira la forma en que has creado un ambiente y una sensación con tan pocas palabras y tan mínimos elementos.

Jesús Miramón dijo...

¡Feliz año nuevo, Miguel!

Elvira dijo...

¡Pero qué bien escribes, Jesús! Un gusto leerte.

Besos

Jesús Miramón dijo...

Gracias, Elvira, un beso desde el valle de Soba.