lunes, 7 de marzo de 2011

66

La primavera se acerca radiante, inmisericorde, cada año más joven y bella que el anterior. Nos encontrará, como siempre, inermes.

11 comentarios:

Elvira dijo...

Es que nos pilla cada año un poquillo más viejos, pero inermes noooo. :-)

Un beso y una amapola

Miguel Baquero dijo...

Mira que lleva años avisando, sus procedimientos nunca cambian, pero siempre nos sorprende

giovanni dijo...

Me gusta el escrito. Inermes en el sentido de 'vulnerables'?

Jesús Miramón dijo...

Ante las estaciones (sean cuatro o sean cinco) yo siempre me siento inerme, indefenso y sí, vulnerable, lo que no me impide disfrutarlas. Besos y abrazos.

Gemma dijo...

Siempre nos vence su belleza radiante, qué cierto es.
Un abrazo, Jesús

Jesús Miramón dijo...

PRIMAVERA

Bajo la tierna corteza
comenzará a latir
la intumescencia.
Las ramas, anhelantes,
se ofrecerán al aire azul,
al aire blanco, al aire verde
de los días y las noches.

Volverá la dulce promesa
donde vive el peso de la tierra,
la sencilla belleza
de las cosas que pasan,
ajenas al frágil estupor
que las contempla.
Acariciará el tiempo
las primeras yemas,
el suave misterio inflamado
que vendrá y se irá,
que será y ya habrá sido
como vinieron y se fueron
los días y las noches,
los deseos, los sueños,
la vida que latía.

De Innisfree, 21 de marzo de 2005.

Elvira dijo...

¿Me prestas esta maravilla de poema para el día que empiece la primavera? Lo pondré en mi blog si me das permiso.

Besos

Jesús Miramón dijo...

Será un honor para mí, Elvira. Un beso.

Gemma dijo...

Tiene razón Elvira: Es precioso el poema. Un brote tierno de principio a fin. Gracias por rescatarlo.
Más abrazos

NáN dijo...

Sí merece rescatarse el poema.

La primavera acaba siendo la coartada de la libertad, cuando se ha perdido.

Jesús Miramón dijo...

Gemma, Nán, gracias a vosotros. Un abrazo.