lunes, 28 de marzo de 2011

87

Por la tarde, de regreso del trabajo por la carretera comarcal A-133, he aparcado en un camino y he dado un breve paseo para despejar mi cabeza de tantas voces y problemas y preguntas. Sólo se escuchaba el viento sobre los campos de cebada que se extendían suavemente a mi alrededor.

Campos de cebada, 28 de marzo de 2011.

11 comentarios:

Teresa, la de la ventana dijo...

Me gustan los rayos de sol que se adivinan a lo lejos... ¿Sabes qué decía yo cuando era pequeña de eso? Que era Dios. Como lo dibujaban así en el catecismo...

Jesús Miramón dijo...

Yo también lo pensaba, y por los mismos motivos. Ahora ya no. Ahora, si me convirtiese de pronto en una persona religiosa, creería en decenas, centenares, en miles de dioses, tantos como brotes de cebada. Ninguno único, ninguno verdadero.




---
P.D.: Esos rayos solares que se adivinan a la izquierda son de verdad, ¿eh? Es la foto tal cual, sin retocar nada.

Teresa, la de la ventana dijo...

Me pasa lo que a ti, Jesús. Ese dios que miraba desde lo alto, en las nubes, indiferente a tanto sufrimiento a sus pies que él, todopoderoso, podría evitar, dejó de convencerme hace mucho tiempo.

Paco Principiante dijo...

Admiro la empatía. Esa que hace que me imagine tus sentimientos al ver tu foto y el comentario, y me provoca que los experimente entre estas cuatro paredes.

Gracias por el "relax".


En cuanto al cambio de apellido, vino de un comentario que hice en otro blog, y me lo he agenciado...

Patito dijo...

¡PAZ! ... Lindo cielo.

giovanni dijo...

Creo que haya cierta semejanza entre escuchar el viento sobre los campos de cebada y escuchar el romper de las olas sobre el mar.

Un abrazo

Jesús Miramón dijo...

Necesitamos relax, Paco, es imprescindible de vez en cuando, y el campo es idóneo para eso.

(Solucionado el duplicado de comentarios)

Jesús Miramón dijo...

Seguro que en Arequipa tenéis un cielo espectacular, Patito. Paz.

Jesús Miramón dijo...

El sonido del mar, el sonido del fuego, el sonido de la lluvia, el sonido del viento en el campo... es un idioma que comprendemos con los oídos y con la memoria colectiva. Un abrazo, Giovanni.

giovanni dijo...

El sonido del mirlo...

Se lo puede escuchar en dos vídeos (de 1 minuto el uno y 16 segundos el otro) que acabo de grabar, montar y subir a YouTube:

http://www.youtube.com/watch?v=IeMGWsc3uvw

http://www.youtube.com/watch?v=SooFxRw4h3c

Jesús Miramón dijo...

¡Me gusta muchísimo el canto del mirlo! Y pensar que, de algún modo, canta el mismo mirlo allí en tu casa de Holanda y aquí, en el tejado de mi casa en España. Tus vídeos tienen vida, Jan/Giovanni.