sábado, 7 de mayo de 2011

127

Lluvia durante todo el día. Por la tarde me asomo a la terraza de mi buhardilla y grabo un minuto de su repiqueteo.

5 comentarios:

Paco Principiante dijo...

Hace un año justo (día más día menos, recuerdo que era principios de Mayo), llovía a cantaros. De esos chaparrones primaverales. Tenía a mis hijos encerrados en casa, subiendose por las paredes. Miraban a través del cristal del cierre de la terraza como las gotas se estrellaban con coraje en el suelo.
Le abrí la puerta y les dije:
-¿Queréis salir?
La pequeña, que tenía dos años y medio, no lo entendió muy bien, pero el mayor, de 5 años, me miró pensando que si estaba loco, o qué.
Entonces si que debí haberlo grabado. Todo lo que pueda contar ni se acerca a la cara de ilusión, espanto, sorpresa, alegria, frenesí..... que pusieron cuando salieron, primero muy despacito, como temiendo una reprimenda, y luego saltando como vikingos.
Cuando llegó mi mujer, ya los tenía en el baño, y la ropa en la lavadora. Por supuesto luego se lo confesé, pero una cosa es que te lo cuenten, jiji, jaja, y otra que nos pille en medio del pasillo a los tres calados hasta las trancas...
Algún dia lo repetiré, con una cámara en la mano.

Teresa, la de la ventana dijo...

Insisto, Paco. Abre el blog. S'il te plait.

Jesús Miramón dijo...

¡Saltando como vikingos! (Pero vikingos que de la lluvia van directa y obedientemente al baño caliente, que tampoco hay que pasarse y las pulmonías son muy traicioneras... )

Coincido con Teresa, s'il te plait.

:-)

Paco Principiante dijo...

Lo de directa y obedientemente, Jesús, es un decir, ya que yo me empapé persiguiendo a los vikingos, que una vez cogieron confianza, no había quien los sacara...
Bueno, ya decidí abrir un blog, pero lo haré en Verano (exclusivaaaa). Cuento un secreto, el 20 de Junio es el 40 cumpleaños de mi mujer, y quiero regalarle, entre otras cosas, un librito con 40 "escritos": poemas, prosa, historias, relatos... y me está cogiendo el toro (te juro que no te copio nada, aunque me vea en un apuro...). Después de eso, tendré más tiempo libre...

Por otra parte, lo que pasa, Jesús, es que las cosas que cuentas, y como las cuentas, me hacen recordar otras mías que me gusta que sepas (sepais, si contamos todos los que visitan tu blog). Gracias por los ratos que me haces pasar leyéndote, y por lo que me haces revivir.

Jesús Miramón dijo...

Pues esperaremos hasta el verano para leerte en tu cuaderno y mientras tanto nos veremos por aquí. ¿Sabes? Al poco de conocer a mi mujer yo también le regalé unos poemas, los que había escrito pensando en ella. El poder de la palabra también es el del amor.