martes, 10 de mayo de 2011

130

Ha regresado el calor y todo mi cuerpo se rebela inútilmente. Sé que en julio las temperaturas de hoy serán un paraíso añorado, pero ahora, en pleno proceso de adaptación al verano que ahí se acerca, me ducho por la tarde con agua fría y juego a imaginar una vida en el círculo polar.

8 comentarios:

Elvira dijo...

Y yo toda tapadita. Es que soy muy friolera. Pero el calor del verano tampoco me gusta.

Un beso soplado ;-)

Jesús Miramón dijo...

Yo tenía que haber nacido en Noruega o Finlandia. Lo digo en serio. Un beso, Elvira.

Aroa dijo...

Si siempre duara esta transicion.

Aroa dijo...

Luego, en el metro, he leído esto y me he dicho que tenía que volver a ponértelo aquí para que te lo tomes de otra forma: "La felicidad es una sillita al sol", dijo Octavio Paz.

nán dijo...

Tengo la suerte de disfrutar de todas las estaciones. Sí, incluso del verano!, que es la peor; funfamentalmente por la desaparición de los amigos. Para mí la mejor es la actual, cuando sales al anochecer a dar un paseo con una chaqueta.

También disfruto del invierno, tanto al salir y notar la mordida del frío como por quedarme en casa calentito.

Pero tantas veces has escrito tu horror al calor, que te creo seriamente que serías de los noruegos o finlandeses felices.

NáN dijo...

"nán" soy NáN, cuando me equivoco y entro con una cuenta antigua.

Jesús Miramón dijo...

A la frase de Octavio Paz añadiría «un día de invierno».

:)

Hoy en Barbastro hace un día precioso.

Jesús Miramón dijo...

Me gustan todas las estaciones (las cinco, quiero decir) pero al verano le tengo miedo, no sé en Madrid pero en la zona donde yo vivo se alcanzan temperaturas altísimas. ¿Mi favorita? El otoño, siempre el otoño.