sábado, 14 de mayo de 2011

134

El viento se ha levantado y su ímpetu ha introducido en casa la pequeña hojarasca de la terraza. Me gusta el ruido que hace al correr sobre el suelo de gres, su liviano crujido de pergaminos o insectos. El hibisco que veo desde aquí se agita de un lado a otro bajo el cielo ojeroso. La cortina exterior gualdrapea contra el cristal. La nave avanza impulsada por el tiempo.

11 comentarios:

Angela dijo...

Jesús, no puedo abrir los cuadernos anteriores Innisfree y el del hombre de Cromañón, no sé por qué.

Saludos.

Jesús Miramón dijo...

Hola, Angela, pues no sé a qué puede deberse porque acabo de probarlo y he podido abrirlos sin problemas. Son archivos PDF que pesan un poquito y a veces tardan un poco en abrirse. Prueba a descargarlos directamente en tu escritorio picando sobre ellos con el botón derecho del ratón la opción «Guardar enlace como... », a ver qué tal. Y bienvenida (¡desde tan lejos!) a mi blog.

:-)

Innisfree

Cuaderno de un hombre de cromañón

Angela dijo...

Sí, así sí me ha funcionado, gracias.
Bienhallado.

Alba Taboada dijo...

Precioso blog, Jesús. Enhorabuena. Un abrazo (desde el blog de AMM).

Miguel Baquero dijo...

Genial esa manera de llevarnos adelante, a todo trapo, sin movernos del sitio

Jesús Miramón dijo...

Muchas gracias, Alba, y bienvenida.

Jesús Miramón dijo...

Miguel, ¡es que es cierto que viajamos a toda velocidad sin movernos del sitio! Fíjate, ahora son las nueve y diez y aunque todavía hay mucha luz pronto alcanzaremos a la noche, y después al nuevo día que todavía no existe, y así siempre, a toda velocidad...

NáN dijo...

¡Confiesa! No eres quien dices ser ni vives donde dices vivir.

Eres un japonés anciano, sabio y bueno que vive junto a un bosque en una zona remota de Japón.

Jesús Miramón dijo...

Oh, no, me has pillado, Nán! (debajo de los cerezos en flor)

Portorosa dijo...

Hola, después de unos días de desconexión.

Qué guay lo de tu Paula, qué orgulloso se te ve.
Y qué marinero lo de gualdrapear, aragonés :)

Un abrazo.

Jesús Miramón dijo...

¿Cómo no habría de ser marinero si esto es un cuaderno de bitácora?

Un abrazo. Me gusta mucho verte por aquí.