lunes, 16 de mayo de 2011

136

Se acaban las alcachofas y llegan las cerezas: pena y alegría.

8 comentarios:

Aroa dijo...

Siii

Jesús Miramón dijo...

Me he comido hace un rato un bol de cerezas de Albelda, un pueblo cerca de aquí, que estaban buenísimas. Casi han logrado que olvidara mi pasión por las alcachofas. Casi.

añil dijo...

Estoy de acuerdo, ambas me encantan.
Ya he hecho acopio de alcachofas en el congelador para más adelante.

Un beso

Jesús Miramón dijo...

Añil, ahora es cuando quedo como el ignorante que soy: ¿se pueden congelar las alcachofas así, tal cual?

NáN dijo...

Me sumo a la pregunta a añil. Y deploro la desaparición de las alcachofas con más intensidad con la que celebro la llegada de las cerezas. Pero el mundo está hecho así; de nada vale quejarse.

estrella dijo...

Ay... también te gustan las alcachofas!!! El domingo, en una comida con los hijos y con sus amigos, y después de degustar una cazuela riquísima de conejo con alcachofas y setas, les empecé a hablar de las maravillas de esa verdura, y cuántas cosas buenas se podían hacer con ellas. Al final les dije que, para mí, era la reina de las verduras. Es verdad... pena que ya no podamos cocinarlas pero alegría por esa explosión de frescura, carne crujiente, dulce y jugosa en la boca. Siempre hay algo de lo que alegrarse.
Buen día, Jesús!!
PD: Yo no lo he hecho nunca pero mi madre sí guardaba unas poquitas alcachofas para cuando desaparecían del mercado: las limpiaba, las partía por la mitad y después las escaldaba en agua hirviendo, con unas gotas de limón para que no se ennegrecieran. Escurridas y en 'plastiquitos' las guardaba en el congelador para luego cocinarlas o añadirlas a un guiso. Tal vez ahora se haga de otra manera pero eso es lo que yo recuerdo...

Jesús Miramón dijo...

Cada estación tiene sus despedidas y sus bienvenidas. El tic-tac del mundo.

Jesús Miramón dijo...

Cocidas, rebozadas, fritas, a la brasa, al horno, en tortilla, en finas rodajas sobre una masa de pizza, en menestra, en guisos, en arroces, con pasta... ¡vivan las alcachofas! Seguramente se congelarán como dices, Estrella, a falta de que Añil nos diga cómo lo hace ella, pero estoy pensando que en estos tiempos en los que tenemos todos los productos en cualquier momento del año casi es bonito que exista algo verdaderamente de temporada, de esa manera las cogeremos con más ganas cuando regresen...