martes, 21 de junio de 2011

172

Giran las hélices del ventilador y el verano despega.

14 comentarios:

Miguel Baquero dijo...

¡Toda una greguería, sí señor!

Ángela dijo...

¡Cómo me gustaría poder decir lo mismo!
Aquí, como sigamos así, vamos a tener que encender la calefacción.

Jesús Miramón dijo...

¿Una greguería? Si me hubiera dado cuenta de que estaba escribiendo una greguería me hubiera pegado un tiro en la cabeza.

Tengo muchos prejuicios absurdos (pero muchos) y entre ellos la greguería es uno de ellos, colindante con la zarzuela.

Jesús Miramón dijo...

¿Encender la calefacción? Ay, déjame que me regodee en esa maravillosa quimera. El verano ha llegado a España: ¡Agárrate! (Tú no, Ángela).

Carmen dijo...

Me encanta, pero creo, como Angela, que ojalá fuera verdad. En verano se pasa un frío horroroso, ¡precisamente por no seguir usando ventiladores!

Jesús Miramón dijo...

Jó, Carmen, pues yo en verano paso un calor horroroso. Incluso en las grandes superficies donde antaño hacía un frío del copón, ahora, con la política de tener el aire acondicionado a veinticuatro o veinticinco grados, sudo como un condenado a la pena capital. Es terrible. Este blog se llama Las cinco estaciones. Te aseguro que la única que me sobra es el verano. Es terrible.

Teresa, la de la ventana dijo...

Esa política no se observa para nada en los madriles, Jesús. Ayer estuve comprando un regalo de cumple y entrar en las tiendas era como abrir el frigorífico y meterse dentro. Y no creo que eso sea sano tampoco...

Jesús Miramón dijo...

No, no, desde luego, pasar de treinta y pico grados a quince te deja hecho polvo, y hay tiendas que parecen congeladores. Pero existe el término medio, que para mí son veintidós o veintitrés grados, no veintiséis ni veintisiete, la temperatura a la que trabajé el lunes (ayer era fiesta local en Barbastro). En fin, la eterna discusión. Cuanto antes me haga a la idea de que el verano ya está aquí menos sufriré.

estrella dijo...

Estoy segura de que, de una manera o de otra, te habrás acordado de mí...

Por cierto ¿vas notando mejoría? ¿te van alcanzando los aromas? Sobre los malor olores, ni te pregunto, porque esos casi nos invaden hasta sin olfato.

Un beso, Jesús.

Jesús Miramón dijo...

Desde luego que me he acordado de ti, Estrella. Pensaba: "Bueno, al menos Estrella estará contenta".

De mi operación estoy muy bien y, lo mejor de todo, he comenzad a recuperar olfato, aunque no todavía al 100 %, es un proceso muy lento. Ahora mismo he puesto unos boquerones a adobar en aceite con ajo y perejil, después de lavarles el vinagre en el que los puse ayer, y no me cansaba de acercar la nariz y disfrutar. Una maravilla.

Disfruta del verano que tanto te gusta. Yo trataré también de hacerlo a pesar del calor.*

Un beso.

* Hoy en Barbastro hemos alcanzado los 36 grados...

Ángela dijo...

Esa mención a los boquerones en vinagre me parece de muy mal gusto. ¡Que aquí no los hay! Ay, cómo los echo de menos...

Elvira dijo...

Pues parea no gustarte el verano, ¡qué hermosas las líneas que le has dedicado!

Un beso (yo a 25 grados estoy en la gloria)

Jesús Miramón dijo...

Ángela, ¿cómo no va a haber boquerones en Dakota del Sur si hay hasta bisontes, mujer?

Jesús Miramón dijo...

Los veranos infantiles, Elvira, ésos son los únicos que me gustan. Y yo a 25 grados parezco un pollo a l'ast. Un beso.