domingo, 26 de junio de 2011

177

Al despertar escucho el parloteo de los aviones comunes que anidan en el alero del tejado de mi casa. Hablan de mí, de ti, del calor que hoy se avecina, del verdadero significado de la paciencia, del mar.

4 comentarios:

giovanni dijo...

No me vas a creer, pero justamente estaba considerando de editar un vídeo en que esos pájaros que conozco más que todo por su canto debajo de la ventana del dormitorio en aquella casa en el campo donde mi compañera y yo vivíamos en los primeros años de nuestro matrimonio y por la sorpresa que retornaron al nido en el portal o en el cobertizo, juegan un papel importante. Los filmé cada día, a veces por (a?) la mañana, por la tarde y por la noche. Una mañana pregunté a Tonino como se llaman en italiano y él me dio su nombre en italiano y en el dialecto, la lengua, de Tropea. No sabía que en España los llaman 'aviones comunes'.

Jesús Miramón dijo...

Claro que te creo, internet está lleno de vínculos y coincidencias y pensamientos colectivos. Me encantaría ver ese vídeo.

En España mucha gente les llama, equivocadamente, golondrinas (que son parientes pero no lo mismo) o, como hice yo durante años, vencejos, que también abundan por aquí y no se parecen en nada. A mí me gustan mucho, compartimos la casa con ellos desde que llegamos. Cada verano regresan de África al lugar donde nacieron.

Aquí, aquí y aquí hay mucha información sobre ellos.

añil dijo...

Perdida como ando ultimamente, me pongo al día de un tirón de tu experiencia en el hospital. Espero que todo vaya bien y sigas con tu proceso de recuperación con tranquilidad.

Un beso

Jesús Miramón dijo...

Gracias, Añil, un beso.