lunes, 11 de julio de 2011

192

De regreso a Binéfar atravesamos dorados campos de cereal ya segado. No hace tanto tiempo eran de color verde esmeralda, y antes los cubrió la gasa blanca de la escarcha. Cuánto echaba de menos conducir.

8 comentarios:

añil dijo...

Me encanta ver cómo describes tu regreso.

Cuídate mucho

José Luis Ríos dijo...

Me alegro de que vuelvas a estar aquí.

Un abrazo

Elvira dijo...

Y cómo me gusta tu mirada, cómo cuentas las cosas. Gracias, Jesús!

Anusky66 dijo...

que optimismo desprendes en tan pocas palabras !!
Cuídate
Unbesazo

Jesús Miramón dijo...

Gracias, Añil, ahora me toca hacer, bueno, seguir haciendo, reposo absoluto durante unos días. Un beso.

Jesús Miramón dijo...

Ay, José Luis, a ver cuándo podemos quedar y tomar algo juntos. Un abrazo.

Jesús Miramón dijo...

Gracias a ti, Elvira, siempre tan amable conmigo. Un beso.

Jesús Miramón dijo...

Me cuidaré, me cuidaré, Anusky, he pillado el miedo suficiente para tomármelo en serio. Gracias. Un beso.