sábado, 16 de julio de 2011

197

Leo libros de aventuras ambientadas en una Edad Media inventada. Miro un canal de televisión dedicado exclusivamente a la cocina. Bebo agua, gazpacho y cerveza sin alcohol. Duermo más horas de las que he dormido nunca. Por la mañana me ducho con agua fría. Al anochecer contemplo a los pequeños murciélagos revoloteando alrededor de la luz de las farolas de la calle.

4 comentarios:

Elvira dijo...

¿Has probado el pesto desde que has recuperado el olfato? Seguro que sí. :-)

El otro día descubrí otra planta aromática en la montaña, prima hermana del tomillo: el serpol. Tiene un aroma interesante.

Un beso

Jesús Miramón dijo...

¡Desde luego que sí, el martes hice pesto con pasta fresca! Disfruto tantísimo del olfato recuperado que doy por bueno todo lo que he pasado desde la operación. Me sonaba el serpol pero no sabía exactamente qué planta era, he ido a mirar imágenes y me parece haberla visto en jardines rocosos. Un beso.

añil dijo...

Me alegra leer que ya vas adquiriendo nuevas facetas olfativas.

Un beso

Jesús Miramón dijo...

Gracias, Añil, la verdad es que es maravilloso. Un beso.