jueves, 1 de septiembre de 2011

244

Igual que desde lejos los campos de maíz son suaves y apacibles hasta que al aproximarnos descubrimos las hojas de filo cortante, su crujido de pergamino, la tierra seca entre las líneas ordenadas con obsesión milimétrica, así mi corazón.

13 comentarios:

José Luis Ríos dijo...

Un punto de vista muy bien expresado, pero no se refiere a ti, puedo asegurar.

Un abrazo

Jesús Miramón dijo...

Tu mirada es la de la amistad, querido José Luis, y no sabes el bien que me hace. Un abrazo.

Teresa, la de la ventana dijo...

Pienso igual que José Luis. Lo poco (o mucho, a saber) que conozco de ti me lleva a pensar que tu corazón es todo menos cortante o seco, Jesús.

Portorosa dijo...

Eso iba a decir yo: que ya será menos :)

Elvira dijo...

Los corazones secos, de filo cortante, no captan lo que tú captas y reflejas en tus escritos. No, no me lo creo, Jesús.

Una amiga me dijo una vez que yo era como...

"La alcachofa
de tierno corazón
se vistió de guerrero..." (Neruda)

Un beso

NáN dijo...

autoapreciación fallida, amigo. Un mal momento y un pensamiento erróneo lo tiene cualquiera.

estrella dijo...

Igual ha sido un mal momento.Todos los hemos tenido, Jesús, y hasta nos asustamos de lo que en esos instantes, incluso días, se nos pasa por el pensamiento, pero es sólo eso... un mal momento. Te 'sabemos', tus palabras nos ayudan, y desde luego tu corazón no está seco, ni cruje, ni tiene hojas de filo cortante... pero vamos, sin dudarlo.
Un beso en esta primera mañana de setiembre.

Jesús Miramón dijo...

¡Uno de septiembre! La proximidad del otoño aleja las sombras. Muchísimas gracias a todos, y un abrazo.

Ángela Marcos dijo...

Es verdad, pero le quitamos las hojas, ponemos las mazorcas a hervir unos minutos, las sacamos a un plato y, con un poquito de mantequilla, ¡qué ricas están!
Eso sí, la otra cara de la moneda es que se te quedan los hollejos entre los dientes.
Nada es perfecto.

Jesús Miramón dijo...

Es verdad, Ángela, gracias por recordármelo: nada es perfecto.

giovanni dijo...

Adentro tenemos paisajes diferentes. Vale la pena descubrirlos. En algunos nos sentimos mejor que en otros. Un abrazo

Jesús Miramón dijo...

Giovanni, me gusta la idea de que dentro de nosotros (en la cabeza, en las tripas, en los tobillos) hay paisajes diferentes. Un abrazo.

Aroa dijo...

Brillante.