viernes, 2 de septiembre de 2011

245

Estaba haciendo la siesta cuando escuché los distantes cañonazos de la tormenta que esperábamos desde hace días. Permanecí tumbado en la cama con los ojos cerrados, no sé si dormido o despierto, hasta que comenzó a llover. Entonces me levanté.

2 comentarios:

giovanni dijo...

Ese 'que esperábamos desde hace días' es una frase evocativa, como lo es el escrito entero: muy evocativo.

Jesús Miramón dijo...

No sé por qué, tal vez porque aquí no llueve mucho, la lluvia siempre me ha parecido muy evocativa.