sábado, 1 de octubre de 2011

274

Después del ensayo vamos al Chanti a tomar una copa, pero antes acerco a una compañera del coro a su casa en Monzón. Ella se quedó viuda hace tres meses y esta noche ha venido a cantar con nosotros por primera vez desde entonces. Mientras la llevo a su casa a través de la carretera iluminada por los faros del coche hablamos de esto y de lo otro: asuntos triviales, ingrávidos, suaves apósitos de gasa para curar la nostalgia y el dolor.

6 comentarios:

NáN dijo...

los hilos de la pequeña vida, tan duros ellos como necesaria ella.

Jesús Miramón dijo...

La vida es seguir adelante.

Elvira dijo...

A lo mejor te interesa este vídeo, Jesús. Emitieron este programa en la 2 ayer por la tarde:

http://www.rtve.es/alacarta/videos/la-mitad-invisible/mitad-invisible-palabras-para-julia-jagoytisolo/1212198/

Me lo ha recordado tu comentario a NáN.

Jesús Miramón dijo...

Muchas gracias, Elvira, acabo de llegar ahora mismo a casa pero lo miraré por la noche, tiene muy buena pinta. Un beso.

Jesús Miramón dijo...

Elvira, estoy viendo el programa y estoy absolutamente en estado de... no sé cómo decirlo, ¿exaltación? Maravilloso. Sé que a ti te toca particularmente cerca. Para mí solamente ver aparecer a Julia ha sido acojonante. He tocado y cantado tantas veces esa canción con mi guitarra. Recuerdo una excursión con un primo mío francés al Somontano de Huesca, cuando ni siquiera imaginaba que un día acabaría trabajando allí. Me llevé la guitarra y me pedía que se la cantara una y otra vez. Palabras para Julia. Nadie puede volver atrás. Escribiré algo sobre aquel verano. Voy a terminar de verlo pero eso, que me encanta. Yo creo que sabías que me gustaría, ¿a que sí? Un beso y muchas gracias.

Elvira dijo...

Sí, me lo imaginaba. :-) Me alegro.

Llamé a Ton (la madre de Julia) en cuanto acabó el programa, yo estaba muy emocionada y quería decirle cuánto me había gustado.

Besos