jueves, 20 de octubre de 2011

293

Nunca pensé que vería el final de ETA. Cuando hoy he escuchado su comunicado de cese definitivo de la violencia mi primer pensamiento ha sido para las víctimas, ochocientas veintinueve personas asesinadas durante todos estos años. También para las familias divididas, para los escoltados, para quienes debían trabajar con su rostro oculto por un pasamontañas, para los que fueron enterrados en la soledad más absoluta, rechazados por sus vecinos. He recordado a Miguel Angel Blanco, aquel chico de Ermua, y a la persona más valiente del mundo, el hombre que le sustituyó y fue también asesinado. Son tantos. Cuando en febrero de dos mil mataron a Fernando Buesa y su escolta, Jorge Díez Elorza, escribí un poema. No es de los mejores pero tal vez sea hoy un buen día para publicarlo por primera vez. Que la alegría por el final del terrorismo no afecte a la memoria de las víctimas y el terrible sacrificio que pagaron por hacer su trabajo o, venciendo el miedo, dar un paso al frente en defensa de sus ideas.

---

Yo era un hombre y ahora
no soy nada.

Mi asesino ha vuelto a su casa,
ha ido al lavabo,
se ha mirado en el espejo,
ha saludado al padre y a la madre,
ha puesto la radio.

Yo era un hombre
y ya no soy nada.
No tengo patria, ni familia, ni nada.
No habrá más besos,
no habrá más nada.

Dirán que soy el resultado
de un fracaso colectivo.
Dirán que la culpa
es de todos, que la culpa
era vuestra, no del que
ahora sale de casa
nervioso y asustado,
héroe de mi muerte.

Yo era un hombre y ahora
no soy nada.

Cierro la mano sobre la hierba
mientras todo sucede,
mientras muero,
mientras llueve,
mientras todo sucede
y la lluvia cae, acaba, llueve.

24 de febrero de 2000, Binéfar.

11 comentarios:

Elvira dijo...

Pues a mí me gusta mucho tu poema, Jesús. Yo tampoco creía que lo iba a ver pronto, pero sí confiaba en verlo antes de irme al otro barrio. ¡Por fin!

Un beso

Portorosa dijo...

También a mí me gusta, Jesús.

Por fín, sí. Y ojalá. Ojalá.

Jesús Miramón dijo...

Ojalá, queridos. Esto es sólo el principio. Según parece será el Partido Popular quien deberá gestionar todo el proceso y, ¿sabéis qué? Intuyo que nos llevaremos una agradable sorpresa en ese terreno: una cosa es vociferar y decir barbaridades para machacar al rival y otra actuar con la responsabilidad que exige la realidad histórica cuando eres tú quien debe tomar las decisiones.

Besos y abrazos.

Paco Principiante dijo...

Llámame desconfiado, pesimista, o simplemente aguafiestas, pero no me fío.
Del que es capaz de matar por la espalda, me espero cualquier cosa.
Déjame que me mantenga cauto, con una diminuta y secreta ilusión, pero quiero ver algo más que palabras...
Espero de corazón equivocarme.

Jesús Miramón dijo...

Es lógico que desconfiemos porque esto no es más que un primer paso, pero de lo que tenemos que congratularnos es que se debe a un triunfo de la democracia: ETA ha claudicado a la presión policial y el aguante de un país entero, además de la paulatina desafección de los colectivos que antiguamente justificaban sus actividades terroristas. Ahora veremos qué sucede en el futuro, pero es una buena noticia. Muchas personas podrán recuperar su vida cuando ya no tengan que mirar debajo de su coche ni vivir protegidas permanentemente por escoltas. Pero deben darse más pasos hasta la disolución de la banda y la entrega de las armas.

Diva Gando dijo...

Ojalá tengas razón.

Un poema muy sentido.

Jesús Miramón dijo...

Ojalá, Diva, ojalá.

NáN dijo...

Me gusta el poema. Sabemos que cada día puede ser el último, pero es un razonamiento. Las posibles víctimas lo vivían emocionalmente. Y tú tomas, civilmente, la voz del muerto simplemente como "muerto", no como héroe. Me gusta mucho.

Y me alegro de que el Gobierno lo haya presentado como lo que es, una victoria de todos.

No tengo dudas, porque la base política empezó a apartarse de ellos cuando el atentado de la T-4, en plena tregua. Y sin base política, no son nada. Y menos todavía con los golpes feroces que han recibido en los últimos años.

Soy optimista y sé que será largo. Que lo administre el PP me alegra, porque el PSOE no les traicionará por motivos electoralistas.

Puede que ocurra "algo" causado por un grupo incontrolado, pero tal como pasó en Irlanda, serán los propios etarras los que darán a la poli toda la información para que detengan a ese grupo.

Jesús Miramón dijo...

Yo también soy optimista, Nán, y pienso lo mismo, ya lo comenté ayer, que finalmente vaya a ser el PP quien administre el final de ETA lo facilitará de algún modo porque el PSOE no será desleal ni hará política de ello, como sí hubiera sucedido al revés (como ya sucedió, de hecho, ignominiosamente).

Un abrazo.

Hans dijo...

No quiero entrar en valoraciones políticas. No quiero hablar de desconfianza. No de mis fobias irredentas, ni de tanto palabrerío huero. Sólo quiero manifestar que me gusta tu poema en fondo y en forma que, como acertadamente (en ese extremo) señala NáN, habla del hombre, no del símbolo. Nada más.

Jesús Miramón dijo...

Gracias, Hans.