lunes, 24 de octubre de 2011

297

Hoy me he quedado en casa porque venían los fontaneros a solucionar un problema en un lavabo. Mientras escribo escucho los golpes y el ruido del escombro cayendo al suelo. No quiero ni ir a mirar el estropicio. Salgo al balcón para echar un vistazo al cielo. Ha salido el sol. No llueve.

6 comentarios:

molinos dijo...

" Bueno...Don Jesús..que desastre tiene aqui. No sé quien se lo ha hecho pero era un chapuzas"...XD.

Besos

José Luis Ríos Gabás dijo...

Paciencia, Jesús, mucha paciencia.

Un abrazo

Jesús Miramón dijo...

Bueno, creo que terminarán antes del mediodía. Luego me espera un buen rato de limpieza. Menos mal que este año he aprendido a tener paciencia de verdad. Besos y abrazos.

Jesús Miramón dijo...

La paciencia da sus frutos: la pequeña obra ha terminado, he limpiado el baño y, ya de paso, la entrada y el pasillo, he pasado la fregona y, además, ¡llueve! ¡al fin llueve!

:-)

Miguel Baquero dijo...

Madre mía, los fontaneros, una de los cuatro jinetes del Apocalipsis

Jesús Miramón dijo...

¡Cómo lo sabes!