jueves, 27 de octubre de 2011

300

Tanto tiempo esperando la lluvia y cuando aparece lo hace acompañada de un dolor de cabeza que sólo el ibuprofeno es capaz de aliviar. Salgo a la calle y disfruto del aroma de un mundo empapado que de pronto, con la velocidad vertiginosa de las estaciones, borra de mi memoria las largas semanas de calor y sequía como si jamás hubieran existido.

10 comentarios:

A filla do mar dijo...

Nosotros hemos tenido suerte. Toda la semana lloviendo y hoy tendremos una tregua para celebrar el cumpleños de Cibrán en el patio, con los amigos.

No sé si está más nervioso él o yo.

Feliz lluvia.

NáN dijo...

La química a la persona
mucho bien le proporciona.

También en Madrid hemos tenido un anuncio o tráiler de lo que puede ser la lluvia. Bendita será.

(300 griegos detuvieron un ejército)

Anusky66 dijo...

que pinta mas sabrosa tienen esas moras de la cabecera!!
Por fin llegó la lluvia ,que ya hacía falta .Aunque hoy luce un bello sol ,pero hace mucho frío , típico del invierno castellano.
unbesazo

Miguel Baquero dijo...

Tienes suerte de poder adaptarte tan rapido al cambio de estaciones, yo siempre sufro lo que creo que llaman "astenia"

Jesús Miramón dijo...

Feliz cumpleaños para Cibrán y un beso para el niño y otro para su mamá.

:-)

Jesús Miramón dijo...

Bueno, yo no suelo tomar medicamentos así que cuando los tomo me hacen un efecto fulminante. Para el dolor de cabeza el ibuprofeno siempre me funciona.

No llueve pero tiene toda la pinta de que lo hará pronto.

Un abrazo, Nán.

añil dijo...

Los cambios de presión suelen influirnos más de lo que pensamos.
Felicidades por el 300.

Un beso

Jesús Miramón dijo...

¡Son moras de Connemara, en Irlanda! Aquí frío lo que se dice frío no hace mucho (aunque para que yo, un oso polar fuera de sitio, tenga frío, tiene que hacer muchíiiiiiiisimo frío. Un beso.

Jesús Miramón dijo...

A mí también me suele asaltar la astenia, Miguel, no te creas, aunque esta vez lo llevo bien. Hoy ya no me duele la cabeza.

Jesús Miramón dijo...

Gracias, Añil, el proyecto sigue adelante, un año completo día a día, texto a texto, fotografía a fotografía (y alguna película). Comienzo a creer que lo cumpliré.

Yo soy muy sensible a los cambios de presión atmosférica.

Un beso.