sábado, 29 de octubre de 2011

302

Cuando cerramos el Chanti y decidimos dirigirnos a L'Arcada a tomar la última copa mi cansancio ha desaparecido como por arte de magia, no sé si debido al poder de la música durante el ensayo o al de la ginebra del gin-tonic posterior. Caminamos entre las calles de este lugar en el mundo y nuestras voces llenas de vida resuenan en la noche antes de extinguirse. Yo, como tú, también soy su guardián.

9 comentarios:

José Luis Ríos Gabás dijo...

Me gusta lo que has escrito, nada más.

Un abrazo

Jesús Miramón dijo...

Gracias, un abrazo.

NáN dijo...

Siempre pensé que el Chanti era el final de un día placentero.

Jesús Miramón dijo...

Siempre siempre es el final placentero de la semana laboral. Esos viernes y las veces que quedo con José Luis son las únicas en las que salgo a tomar algo ¡y lo disfruto mucho!

:-)

Teresa, la de la ventana dijo...

Tus apuntes sobre el Chanti siempre, siempre me dan una envidia horrorosa.

Jesús Miramón dijo...

Pues me parece que si lo conocierais os llevaríais un pequeño chasco, no sé, es una antigua heladería (por eso se llama Chantilly) y bar muy normal, no tiene nada de particular salvo lo bien que me lo paso allí, que ya es mucho.

Por cierto, ahora que vengo de casa de Diva, donde se habla de los panellets caseros, el viernes una de las amigas del grupo del Chanti, Ruth, trajo unos que ella misma había cocinado y estaban buenísimos.

Teresa, la de la ventana dijo...

Daría igual que fuera un tugurio cutre, Jesús. Lo que me da envidia es el hecho de que vayas, con quién vas, por qué vas, lo que te supone ir. Aunque hiciérais botellón en un banco al salir de ensayar, y llamáseis al banco El Chanti, sería igual de glamuroso y de envidiable. Porque el nombre sería perfecto: suena a música, a ópera, a italiano.

Aquí me quedaré... dijo...

Totalmente de acuerdo con Teresa.

El Chanti es de la familia.

Y salvo que la palme antes de lo previsto, iré a conocerlo y te aseguro que no habrá decepción.

Jesús Miramón dijo...

Hola, Aquí, ¡Guille debería pagarme un buen pellizco por la publicidad que hago de su establecimiento!

:-)