miércoles, 9 de noviembre de 2011

313

Me levanté a las siete como cada jornada laborable y, como cada jornada laborable, conduje hacia Barbastro con el sol detrás de mí iluminando los viñedos cobrizos con una luz nueva, intacta, sin usar. En la agencia tuve una mañana tranquila y atendí a diecisiete personas nada más, cada una de ellas, eso sí, con su mirada, su estatura, sus problemas, su temperamento, su aspecto, su pasado y su futuro. A media tarde vino un albañil enviado por el propietario de la casa (vivimos felizmente de alquiler) para echar un vistazo a las goteras y la terraza de la planta de arriba, donde con las manos en los bolsillos afirmó sin paliativos: «Las terrazas son muy cabronas». Por lo que se ve estábamos equivocados respecto al seguro de la Comunidad de vecinos y finalmente será J. quien se haga cargo de la reparación. Cuando el albañil se fue pedaleé durante una hora viendo en el portátil un extraordinario documental sobre las experiencias de unos soldados daneses en la guerra de Afganistán. Después de la ducha cociné la cena y también unas migas de bacalao con patatas y arroz para comer mañana. Ahora, mientras en el misterioso interior del lavaplatos un torbellino de agua y jabón se encarga del trabajo sucio, yo me regalo con un bourbon con hielo y escribo un apresurado resumen de este nueve de noviembre de dos mil once que jamás volverá a repetirse. Seguramente no fue gran cosa, sólo un día común y corriente. Mortal. Para mí es suficiente.


Prelude and Fughetta in D Minor, BWV 899: Fughetta - Johann Sebastian Bach - Glenn Gould.

8 comentarios:

Paco Principiante dijo...

Jesús, no sé cuánto copiosa sería la cena, pero yo, después de estar una hora peladeando, me como esa cena, y la migas de bacalao con patatas y arroz de mañana...

Y mañana, ya veremos.

Jesús Miramón dijo...

No demasiado copiosa, Paco: alcelgas al vapor y escalopes de ternera con pimientos verdes fritos.

¡Buenos días!

Portorosa dijo...

Magnífico. No, esa palabra no me pega, aquí. Y no se me ocurre ningún adjetivo que dé idea de calidad y, en cierto modo, altura, grandeza, pero a la vez sencillez. Si lo encuentras, ponlo sobre la línea de puntos: ..., una vez más, el relato.

¿Puedes dar el título o la referencia del documental? ¿Lo recomiendas?

Jesús Miramón dijo...

Muchas gracias, Porto. El documental me gustó mucho, es muy muy recomendable, se titula "Armadillo" (el nombre de la base militar en Afganistán) y está dirigida por Janus Metz.

Armadillo

Diva Gando dijo...

Joeeer, si eres una joyita. Migas con bacalao dices? Escalopes con pimientos verdes fritos? Temepido!

Jesús Miramón dijo...

Hum, Diva, la cocina es mi cara A, pero también tengo una cara B...

NáN dijo...

"una luz nueva, intacta, sin usar" es una hermosa percepción. Podrías tener el nombre de códio de El Ojo Que No Se Pierde Una.

El comentario filosófico del "experto" en construcción nos coloca los pies en el suelo.

El final es de un angelgonzaleziano de la parte que más me gusta de ese poeta.


Perfección (percepción) sencilla.

Jesús Miramón dijo...

Gracias, Nán. En fin, las terrazas son muy cabronas. Un abrazo.