sábado, 26 de noviembre de 2011

330

Niebla en el exterior y fuego en la chimenea. Ante la velocidad del segundo no hay primeros ni últimos. Pobres los que esta fría noche no tengan un techo sobre su cabeza. Las ventanas brillan en la oscuridad como imperios. Las ventanas brillan en la oscuridad como luciérnagas.

2 comentarios:

giovanni dijo...

Me gusta la atmósfera que describes y veo la velocidad del fuego en la chimenea... Es un vídeo corto con palabras.

Jesús Miramón dijo...

¿Es un imperio
esa luz que se apaga
o una luciérnaga?

Haiku de Jorge Luis Borges.