miércoles, 21 de diciembre de 2011

355

Lo más sorprendente es que nunca la hubieras imaginado. Me refiero a tu vida de ahora: esta existencia y todos sus pequeños detalles.

11 comentarios:

Teresa, la de la ventana dijo...

Yo, desde luego que no. Mi imaginación no da para tanto...

Jesús Miramón dijo...

Pensé en ti escribiendo el post de ayer y también pensé en ti escribiendo el de hoy.

Un beso.





---
(No sabes cómo me alegra ver que todo te va bien)

Teresa, la de la ventana dijo...

Eres un cielo, Jesús.

Paco Principiante dijo...

A mi sí que me alegra leer estas entradas y sus comentarios...

Ángela dijo...

Yo tampoco me hubiera imaginado esta vida mía.

giovanni dijo...

y lo más interesante es: ningún día es/está igual o otro (ningún momento es igual al otro, gracias a nuestros ojos, oídos, olfatos...)

molinos dijo...

una vida llena de cosas que siempre pensaste que nunca harías o nunca dirías o nunca sentirías.

giovanni dijo...

ningún día es/está igual A otro

Jesús Miramón dijo...

La conclusión es: ninguna vida, ni siquiera ningún día, es verdaderamente imaginable.

Teresa, Paco, Angela, Giovanni, Moli y todos los demás, los que alguna vez hacéis un comentario y los silenciosos: feliz navidad.

José Luis Ríos Gabás dijo...

A todos vosotros, y a ti también, Jesús: Feliz Navidad, ya nos llamaremos.

Un abrazo

Jesús Miramón dijo...

Feliz Navidad, José Luis. Un abrazo.