sábado, 24 de diciembre de 2011

358

Ahora que nadie me ve ni me oye, recién despertado de la imprescindible siesta del cocinero de esta noche; ahora, antes de que comiencen los preparativos de la fiesta, la cena, las copas y las risas, quiero expresar un recuerdo para los que no están, les gustara o no la Navidad. Aunque las estaciones nos empujen hacia adelante como un aullido interminable, ellos sobreviven en nuestra memoria: ese pesebre donde siempre brilla una luz en la oscuridad de la noche.

16 comentarios:

Anusky66 dijo...

espero que disfrutes de una excelente noche !!
Un besazo

Angel Ruiz dijo...

Muy feliz Navidad, Jesús (y suerte con los preparativos de la cena).

Teresa, la de la ventana dijo...

Disfrutalo mucho, Jesús. Y cuéntanoslo...

Ángela dijo...

En realidad, Jesús, no hay nadie que no esté. Están todos.

Jesús Miramón dijo...

Muchas gracias, Anusky, la verdad que fue una nochebuena muy bonita. Un beso y feliz navidad.

Jesús Miramón dijo...

Feliz navidad, Ángel, los preparativos fueron muy bien y la cena, creo, también. (Dentro de un rato ya me estoy poniendo con el ternasco manos a la obra... La semana que viene pienso comer verdura cada día).

:-)

Jesús Miramón dijo...

Igualmente, Teresa, estos días son, como todos los demás, para disfrutar de las personas que queremos y tenemos la fortuna de tener a nuestro lado. Feliz navidad.

Jesús Miramón dijo...

Cuánto me gusta tu comentario, Ángela, y qué razón tienes: no hay nadie que no esté. Es verdad. Feliz Navidad.

R dijo...

Estoy con Ángela!! Si están en el corazón, están.

Gracias por esas bonitas palabras, Un abrazo y besos...

R

Carmen dijo...

Feliz Navidad, Jesús, mi deseo para ti y para todos los que te rodean.

Jesús Miramón dijo...

¡Feliz Navidad, R, feliz navidad!

Jesús Miramón dijo...

Feliz navidad, Carmen, deseo lo mismo para ti.

Paco Principiante dijo...

Aquí me tienes, Jesús. Recogiendo la cocina, cuando ya se han ido todos. Escuchando en el portatil canciones de Paco Ibañez, intentando no manchar las teclas con los dedos manchados de los restos de la comida de hoy.

Mi hijo ve la tele, mi hija duerme una siesta tardía (a ver quién la acuesta hoy cuando se levante), mi mujer haciendo las maletas para mañana, pensando que desde que me "junto" con esta gente del blog hago cosas muy raras. Y yo reflexionando en el final de Goytisolo...
Feliz Navidad, amigo.

Jesús Miramón dijo...

Yo he terminado de recoger hace un rato, Paco. Feliz navidad y un abrazo.

añil dijo...

No están y están, mientras tengamos una luz para ellos.

Felices días y más.

Jesús Miramón dijo...

Así es, Añil, como dice Ángela: siempre están. Felices días y más también para ti. Un beso.