lunes, 26 de diciembre de 2011

360

Ayer mi madre olvidó su teléfono móvil en nuestra casa y esta mañana he ido a la suya, que también fue la mía durante tantos años, a devolvérselo. Hoy era jornada festiva en Aragón y las calles de Zaragoza estaban extrañamente desiertas. La fotografía la tomé en la Gran Vía a las once menos cinco, detenido ante un inútil semáforo en rojo. Es una imagen que me reconcilia con la ciudad donde viví la mitad de mi vida.

Gran Vía, Zaragoza, 10:55 de la mañana, 26 de diciembre de 2011.

10 comentarios:

molinos dijo...

Me encanta la foto...te pega mucho

Jesús Miramón dijo...

¡Anda, pues gracias!

Petrusdom dijo...

Mañana estaré también en la ciudad de mi juventud, ahora sin mis padres, y comeré en Casa Emilio y recordaré con mis amigos las luchas y las dichas de aquellos años setenta.

Feliz año.

Jesús Miramón dijo...

No sé cuánto tiempo hace que no la visitas, Petrus, pero si hace mucho encontrarás una ciudad muy distinta, mucho más poblada (aunque esta mañana no lo pareciera) pero también más bonita, ¡si hasta hay tranvía y bicicletas públicas!

Felices días y feliz reencuentro.

giovanni dijo...

Calles 'desérticos', eso es mi recuerdo de vacaciones en España en estos días festivos. Me gusta la luz de invierno en tu foto (y en la ciudad/pueblo donde vivo yo). Ya no tengo madre para devolvérsela su telefonino, ni casa de padres, a partir de los 38 años. Es lo que dije a mi hijo anoche durante la cena a tres. Un abrazo

NáN dijo...

Últimamente te visito poco (a ti y a todos), porque la casa ha doblado su población y he perdido la sensación de paz. No me apetece abrir el ordenador.

Pero no estáis fuera de mimente.

Un abrazo

Jesús Miramón dijo...

A mí también me gusta mucho la luz de invierno, Giovanni, me gusta mucho más que la de verano. Aquella, si hace sol, es clara, cristalina, límpida; la del verano es turbia, pesada, polvorienta.

Jesús Miramón dijo...

Sí, Nán, son días agitados y un poco convulsos estos de la navidad, incluso pueden llegar a ser histéricos si te dejas llevar, algo que hay que evitar a toda costa.

Un abrazo para ti y para Giovanni.

Elvira dijo...

Me doy un paseo por esa calle vacía de tu foto.. Por cierto, ¿sabes que yo también voy por la entrada 360 de este año 2011?

Besos a ti y a tus visitantes

Jesús Miramón dijo...

Un beso, Elvira (y felicidades por esas 360 entradas).