martes, 27 de diciembre de 2011

361

Cuando mi amigo y yo salimos del bar hace mucho frío. No hay niebla pero da la impresión de que podría aparecer en cualquier momento. Lo acerco a su casa en mi coche y nos despedimos con afecto. Durante más de tres horas hemos estado hablando y pensando en voz alta o, más bien, intercambiando ideas, que es lo que hacemos siempre. Él es la única persona de Binéfar con la que puedo hablar sin vergüenza de algunos asuntos que me importan, que nos importan a los dos: creación, mirada, exploración, verdad, pertinencia. Las luces de Navidad están encendidas sobre las calles principales. Aparco un momento junto a la tienda de la esquina de mi calle y compro pan y hielo.

8 comentarios:

Ángela dijo...

Jesús, tu amigo y tú sois tremendamente afortunados. Binéfar es un lugar pequeño, y sin embargo os habéis juntado dos con intereses compartidos. Podríais no haberos conocido nunca, incluso viviendo cerca. ¿Cuáles son las probabilidades de encontrar una persona a quien le importe la pertinencia? Y más en Binéfar.
Lo que no acabo de entender es que compres hielo, eso sí que se me escapa. Je, je.

Jesús Miramón dijo...

¿Y cuántas probabilidades existían de que tú acabaras siendo lectora habitual de estas cinco estaciones y, por tanto, alguien a quien de algún modo le resulta pertinente lo que escribo, fotografío o filmo?

Un beso, Ángela.





---

(Sobre el motivo de mis compras de hielo prefiero seguir manteniendo el misterio... Je, je)

Miguel Baquero dijo...

Es duro poder hablar sólo con una persona en todo el pueblo, pero mira el lado positivo: peor sería no poder hacerlo con ninguna.
Feliz Año, amigo

Jesús Miramón dijo...

Hombre, Miguel puedo hablar con muchas personas del pueblo, de hecho cada viernes hablo sin parar con algunas de ellas -de Binéfar y de Almacellas, básicamente- de mil y un temas, pero de los temas que hablo con José Luis sólo hablo con él. Nos entendemos, sabemos qué queremos decir cuando pronunciamos palabras que, con otras personas, no significarían casi nada o tal vez significarían demasiado.

Feliz año nuevo.

José Luis Ríos Gabás dijo...

Un abrazo, Jesús, y que paséis un buen fin de año.

Jesús Miramón dijo...

Feliz año nuevo, José Luis.

fa mayor dijo...

Me encantaría oiros.
Dios mío, la pertinencia...
Saludos,
Manoli.

Jesús Miramón dijo...

La pertinencia es algo muy importante a la hora de escribir o hacer fotografías, aunque también es una cualidad difícil de precisar con antelación. Si una obra es pertinente o no sólo se sabe con seguridad cuando ha sido leída o mirada por otro, sin olvidar que un mismo texto puede ser pertinente (es decir, puede pertenecerle) para una persona y no para la que está a su lado. En fin, tendrías que oírnos...

Feliz año nuevo, Manoli.