jueves, 29 de diciembre de 2011

363

La inminencia del final del año hace que el tiempo adquiera velocidad como si fuese atraído irremediablemente por un agujero negro. Ante este nuevo y rugiente Cabo de Hornos no estoy seguro de mis sentimientos: ¿tan distintos son el alivio y la esperanza? ¿La lista de nuestros buenos propósitos no revela en realidad la de nuestros pecados?

4 comentarios:

Diva Gando dijo...

Tu lo has dicho... Feliz año Jesús!!

Jesús Miramón dijo...

Feliz año nuevo, Diva, y que seamos capaces de cumplir todos nuestros buenos propósitos (en caso de tenerlos) y nos acompañe la fortuna.

Anónimo dijo...

Lista de propósitos, lista de nuestros pecados. Guau!
Jesús, en este blog hay montones de frases como para hacer un libro de aforismos.
Que frases mas bonitas haces y ademas,llenas de verdad verdadera.
Un abrazo.
Neunaiz

Jesús Miramón dijo...

Gracias, Neunaiz. ¿Quién eres?