sábado, 31 de diciembre de 2011

365

El día ha amanecido luminoso y con esa transparencia pura que sólo es posible cuando hace mucho frío. Huelo el café caliente y mi cerebro baila como el perro de Pavlov.

Hoy termina este año en el que cada día anoté mis pensamientos y mis actos. Dar testimonio permanente de mi vida, una vida tan o más común y corriente que la de la mayoría, ha sido una experiencia muy fructífera. Visto a toro pasado creo que fue buena idea inventarme ciertas restricciones privadas: no publicar creaciones ajenas, no ceñirme a la actualidad periodística, no discutir de política, no comentar libros, no recurrir a despensas ni provisiones, ser una cigarra, no una hormiga, y cantar cada día sin perdonar ninguno, esas eran las reglas. Fui afortunado de poder cumplirlas incluso desde el hospital.

Ahora tengo que levantarme y ponerme en marcha. Vuelvo a salir de viaje con mi familia y me doy cuenta de que en este cuaderno casi siempre estoy yendo o viniendo de alguna parte, pero ¿existe acaso algo más humano que ir y venir, ir y venir de aquí para allá sin cesar?

17 comentarios:

Elvira dijo...

¡Muy fructífera! Y enriquecedora para quienes te leemos con gusto. Yo no tengo el don de escribir tan bien como tú (don trabajado y desarrollado, claro), pero muchas veces hablabas de mi vida también. Te doy las gracias por este año y te/os deseo lo mejor del mundo para el que entra.

Un fuerte abrazo, Jesús y amigos de esta casa!

Epolenep dijo...

¡Tu diario ha sido un grandísimo hallazgo! Sólo espero que sigas apareciendo en mi reader cada mañana... Te deseo un año maravilloso.

Angel Ruiz dijo...

Mi enhorabuena: un año de entradas siempre de alto nivel, sin concesiones. Ha sido una suerte poder leerlo.

giovanni dijo...

Un día memorable, por el número 365. Vamos a ver lo que pasará. Regla, estructura debe haber para ser libre. En tu futuro blog (el de mañana?) puedes improvisar con otras reglas. Ponerse en marcha siempre es buena idea. Hay gente que lo haga incluso sin poder mover casi un dedo (como por ejemplo mi segundo profesor de guitarra en su última etapa). Felicidades y otro abrazo

Ángela dijo...

Sonrío.

Anusky66 dijo...

ha sido un honor poder disfrutar de cada día del año en tu blog.
Espero con impaciencia la evolución del mismo en el nuevo año.

Un abrazo fuerte cargado de cariño desde el otro lado de la pantalla (tan cerca y tan lejos a la vez )

Unbesazo

Teresa, la de la ventana dijo...

Un trabajo gigantesco y brillante, como todo lo que tocas, Jesus. Intenté copiarte, si recuerdas, y duré un mes escaso. Soy bastante más anárquica, lo cual redobla mi admiración por ti.

Eres un regalo. Y nosotros, unos afortunados de tenerte.

Jesús Miramón dijo...

Muchísimas gracias a todos y feliz año nuevo, os deseo todo lo mejor. Besos y abrazos.

Avellana dijo...

«Finis coronat opus». Qué gran trabajo. Felicidades de corazón por este año, Jesús, y muchas felicidades para el año por venir. ¡Seguro que será grande!

Mayte dijo...

Feliz Año nuevo, Jesús.

Gracias por tu blog y por tu mirada, siempre tan especial, sobre los paisajes y las gentes.

Anónimo dijo...

Te pillé ya empezado tu viaje, pero me alegro mucho haberlo hecho aunque haya sido tarde: Nunca es tarde si la dicha es buena.

Enhorabuena por ese 365 que te sabrá a gloria.

Me gusta que hayas sido otra cigarra mâs.

Un abrazo y feliz año.

Paco Principiante desde algún recóndito y frío lugar del Sur.

NáN dijo...

Lo primero que he hecho esta mañana ha sido venir a ver la culminación de esta obra que tanto ha significado para mis pensamientos, sensaciones y emociones.

Gracias y un abrazón.

Jesús Miramón dijo...

Elvira, Eponelep, Ángel, Giovanni, Ángela, Anusky, Teresa, Juan, Mayte, Paco, Nán y todos los demás: me siento orgulloso de tener lectores como vosotros. Sois lo mejor de este cuaderno.

Un abrazo muy fuerte.

¡Dos mil doce ya ha comenzado! El mundo vuelve a comenzar.

Anónimo dijo...

¡Enhorabuena! Ha sido un placer.
Begoña

Jesús Miramón dijo...

¡Begoña, qué sorpresa y qué alegría leer un comentario tuyo!

El placer ha sido mío.

Un beso.

Portorosa dijo...

Después de tantos años y tantos comentarios, no hace falta que te diga lo que pienso de tu blog; pero aun así, lo haré: es el blog que nunca me decepciona, el que siempre me gusta. Me gusta tu punto de vista, tu actitud, y por supuesto tu manera de contarlas.

Y este año, con estas entradas diarias, con lo difícil que era a priori, has conseguido seguir igual. Igual de bien.

Así que gracias por estos 365 momentos, y un abrazo enorme, con todos mis mejores deseos para este año que comenzamos.

Jesús Miramón dijo...

Muchísimas gracias y un abrazo, Porto.