domingo, 8 de enero de 2012

Estaciones

Llevo a mi hija de diecinueve años a la estación de autobuses. La Navidad ha terminado.

23 comentarios:

José Luis Ríos Gabás dijo...

Son ellos los que marcan nuestro calendario.

Un abrazo

Jesús Miramón dijo...

Siempre.

Un abrazo.

Alba Taboada dijo...

Ya. Y sin embargo, las luces navideñas de las calles seguirán todavía unos días inertes pero puestas....¡que me da una rabia!

Jesús Miramón dijo...

Es verdad. Hay algo muy triste y decadente en los adornos navideños que duran más que la Navidad.

A filla do mar dijo...

A mí me genera cierta sensación de angústia ver los adornos una vez pasadas estas fiestas.

Lo primero que hago es recogerlo todo.

Un beso.

Anónimo dijo...

Ahora además del post también tienes que escribir el título.
A mí siempre me cuesta despedirme de mi hijo, siempre.
Feliz y próspero año nuevo!

Jesús Miramón dijo...

Filla, ¿y qué me dices de esos lugares que mantienen todo el año los adornos, por pura desidia? Yo he visto algunos. Son terribles.

Un beso.

Jesús Miramón dijo...

Me gusta titular los textos, el año pasado llegué a echar mucho de menos el momento de pensar un título. Eso lo he recuperado. Feliz año.

A filla do mar dijo...

Sí, angustiosos...

Oiga! Pero escriba, eh? Que lo veo muy relajado y ya nos tenía acostumbrados a la dosis diaria.

NáN dijo...

Mañana al mediodía, Lola llevará a su madre a la estación de autobuses y daremos por clausuradas la navidad y la cadena Telecinco.

Miguel Baquero dijo...

No sé si es triste o acaba siendo confortable medir la Navidad por la llegada y la marcha de los hijos

Jesús Miramón dijo...

Ay, Filla, la dosis diaria pertenece al pasado, ahora entramos en un año de desintoxicación miramoniana, que de vez en cuando también va bien.

:-)

Jesús Miramón dijo...

"Y daremos por clausuradas la navidad y la cadena Telecinco."

¡Já, já, já! ¿Estás seguro de que podrás sobrevivir sin Telecinco? ¿No comienzas a echar de menos los gritos y las musiquillas repetitivas?

Pero no hay nada como recuperar la normalidad, ¿verdad?

Un abrazo, Nán.

Jesús Miramón dijo...

Miguel, en mi caso es simplemente un hecho, una constatación. Y si lo pienso un poco más tal vez sea más triste que confortable.

Diva Gando dijo...

Echo de menos tu cada día...

Jesús Miramón dijo...

Gracias, Diva.

Juan Avellana dijo...

Muy hermoso, Jesús. Es difícil decir más con menos. Un abrazo

Jesús Miramón dijo...

Gracias, Juan, un abrazo.

Elvira dijo...

Yo ya estoy contando los días para cuando venga mi hija de nuevo, a primeros de Febrero...

giovanni dijo...

Y después, qué pasó?

Jesús Miramón dijo...

Un beso, Elvira.

Jesús Miramón dijo...

No pasó nada, Giovanni, sólo días, niebla, heladas, trabajo, recetas de cocina, cariño, estupefacción a veces, horas de sueño, un corte de pelo, lecturas recuperadas, algo de ejercicio físico, niebla, heladas matinales, trabajo, recetas de cocina, etcétera...

giovanni dijo...

Es bastante. Un abrazo