jueves, 19 de enero de 2012

Nemo

No sé qué luna brilla en el cielo nocturno ahora. No sé si hay niebla. No sé si está helando. Escribo bajo techo, pasajero de una nave que surca el tiempo.

7 comentarios:

Ángela dijo...

Que tengas un feliz viaje.

Jesús Miramón dijo...

Lo tuve. Fue breve pero feliz. Buen día.

José Luis Ríos Gabás dijo...

Me gusta este tipo de formato, o como se llame, de contar las cosas. Pero también me gusta esa manera afortunadamente infantil a la hora de mirar la realidad pero adulta a la hora de expresarla. No sé si lo he explicado muy bien.

Un abrazo

Jesús Miramón dijo...

Un abrazo, José Luis.


P.D: Me hizo gracia que nos cruzásemos ayer. Tú ibas hacia Lérida y yo volvía a Binéfar. Nos comunicamos con gestos como dos simios dentro de sus coches.

giovanni dijo...

Me gusta la imagen de una nave que surca el tiempo.

Acabo de cambiar la foto en la primera página de mi manuscrito. Ahora se ve una nave en el horizonte. También he cambiado el título (El cuaderno azul) y el narrador.

Un abrazo

Jesús Miramón dijo...

La nave es una figura recurrente en mis asuntos.

Sobre tu libro... sabes que alguna vez tendrás que dejarlo marchar, ¿verdad, Giovanni?

Un abrazo.

giovanni dijo...

Es verdad, Jesús. Un abrazo