domingo, 4 de marzo de 2012

Ciencia ficción II

La tierra, marzo de dos mil doce. No existen colonias humanas en otros planetas, ni siquiera en la luna. Una joven estudia genética molecular en el dormitorio de una residencia de estudiantes de Barcelona. La estación espacial internacional orbita a trescientos ochenta y seis kilómetros de altura, la máxima distancia que una población estable de nuestra especie ha logrado alcanzar en el espacio. Los almendros han vuelto a florecer y sus pétalos blancos se agitan movidos por la brisa como alas de pequeñas mariposas.

36 comentarios:

Angel Ruiz dijo...

Un viaje galáctico de varios años por el patio de tu casa, que te agradezco mucho.
Pónnoslo fácil cuando vuelvas, lánzanos alguna sonda para que sepamos rápido dónde estás, que la galaxia de la web es cada vez más grande y nosotros cada vez más metidos en nuestras pequeñas órbitas.

Jesús Miramón dijo...

Muchas gracias a ti, Ángel.

Teresa, la de la ventana dijo...

Hasta muy pronto, Jesús.

Jesús Miramón dijo...

Hasta pronto, Teresa.

Beatriz dijo...

Te he seguido durante una temporada y me ha gustado hacerlo.
Ojalá vuelva a encontrarte.
Suerte en la nueva etapa.

Paco Principiante dijo...

Se cierra el círculo. Unos habrán sido tangentes, otros hipérboles, y otros de principio a fin acompañándote.

Me alegro tanto haberte encontrado en este mundo virtual, que apuesto a que un día lo haré en el real.

Como ya han dicho, lanza una sonda en el lugar del universo en el que aparezcaz, para ir a tu encuentro.

Hasta Luego.

Jesús Miramón dijo...

Gracias, Beatriz.

Jesús Miramón dijo...

Me pasaré por tu casa, Paco, y nos seguiremos leyendo, claro que sí. Hasta luego.

rociolat dijo...

Dedicado para ti Jesus

http://eljuiciodeltalmud.blogspot.com/2012/03/el-reino-de-las-cinco-estaciones.html

Te he dejado un post en mi blog, buen viaje señor Jesus Miramon y como decimos los judios
MAZEL TOV para ti, " buena suerte y felicidad "

Portorosa dijo...

Qué maravilloso cierre de ciclo, este texto. No podía ser de otra forma, tratándose de ti.

Si no estuviera completamente seguro de que seguiremos viéndonos, estaría muy triste hoy. De verdad, Jesús.

Por esto, por las Cinco Estaciones, gracias, muchísimas gracias.
Un abrazo con todo mi cariño.

giovanni dijo...

La tierra, marzo de dos mil trece. Un viejo holandés estudia una partitura en un apartamento en Montpellier. En la estación internacional de trenes de Paris llega un tren desde Moscú. La floración de los almendros ha dado comienzo a la temporada de los helados italianos.

José Luis Ríos Gabás dijo...

El sábado volvimos a vernos en el Chanti, como otras veces, coincidiendo, casualmente, con la finalización de su blog. Para los que no le conocéis en persona, Jesús es como parece: apasionado, vitalista, reflexivo, generoso, firme en sus convicciones, autocrítico, introspectivo, y buena persona. Como siempre, se nos hizo corto y cerramos el bar. Hablamos de los hijos (e hijas, ambos tenemos de los dos), de nuestros respectivos cónyuges, de nuestros defectos, un poco de la crisis, del futuro personal y colectivo, de poesía, de literatura, de música, de fotografía, de su blog y del mío, de Binéfar, de la cultura en general, del paso del tiempo, de lo importante y de lo secundario, de nuestros amigos y conocidos a través de los blogs, de lo "a ciegas" que vamos en muchas cosas, de nuevos proyectos, entre otros temas. De lo de siempre, vamos.
Creo que su blog es parecido a un libro, y tiene que acabar un día u otro. Sé que ahora viene un tiempo intermedio, y que volverá, cuando haya reflexionado sobre un nuevo proyecto. Mientras tanto podemos bajarnos de su blog, y leer, sus dos blogs anteriores, "Innisfree" y "Cuaderno de un hombre de cromañón", incluso encargar su libro de poemas "El sueño del erizo". O leer este blog desde el comienzo.
Una de las cosas que le agradezco es que, cuando quedamos, salgo con las ideas más claras, nuevamente recordadas, sobre qué es lo importante en la vida. Él lo tiene más reflexionado que yo, que tiendo, con el paso de los días y la vida diaria, a olvidarme de algunas cosas, pero a él no se le olvida. Creo que esto se trasluce, de manera natural, en sus escritos, y es, también, lo que sus lectores vamos a echar de menos durante algún tiempo.

Un abrazo

Portorosa dijo...

Qué bien has explicado el Jesús que vemos aquí también, José Luis.

Jesús Miramón dijo...

Muchas gracias, rociolat, un beso.

Jesús Miramón dijo...

Claro que seguiremos viéndonos, Porto. Gracias a ti, a vosotros. Un abrazo.

Jesús Miramón dijo...

Tu versión es la más internacional, Giovanni: Holanda, Francia, Italia... Bueno, casi tan internacional como tú. Un abrazo.

Jesús Miramón dijo...

¡José Luis, imprimiré lo que has escrito, lo guardaré en mi cartera y cuando mi autoestima esté en horas bajas lo leeré y me recuperaré en el acto!

Muchísimas gracias por tu estima, querido amigo. Un abrazo muy fuerte.

Anónimo dijo...

Hoy cumple dos años Diego, cinco años después del comienzo de las cinco estaciones la vida continúa, abriéndose paso.

Hasta la vista hermano, echaremos de menos el blog.¡¡¡

C.

Elvira dijo...

¡Qué hermoso cierre, querido Jesús! He disfrutado mucho de tus cinco estaciones, tu poesía, tu sensibilidad, y que se nota por todas partes que eres una buena persona además de inteligente. Me siento ya un poco amiga tuya, si me dejas.

Un fuerte abrazo y hasta pronto!

elisa estrella dijo...

Creo que, como dice Elvira, todos nos sentimos un poco tus amigos. Gracias a José Luis Ríos Gabás por sus palabras. No se puede decir de mejor manera. Pienso seguir su consejo, hay mucho para seguir 'leyéndote'.
Y gracias a ti, Jesús, por todo el tiempo. Espero que, ni que sea a través del 'face', sigamos sabiéndonos.
Un beso .

Jesús Miramón dijo...

Hasta la próxima, hermanito, besos para todos y felicidades a Diego.

Jesús Miramón dijo...

El sentimiento es mutuo, Elvira (si me dejas). Seguiremos en contacto. Un beso.

Jesús Miramón dijo...

Gracias a ti, Estrella. Seguiremos sabiéndonos. Un beso.

Desdoblando la esquina dijo...

Me siento agradecida de haber encontrado este lugar una vez, y de ver, leyéndote, a través de tu mirada amable.
Te echaré de menos con una tristeza ¿virtual?.
Tiempos modernos. Ay!!
Un abrazo.
Manoli.

Jesús Miramón dijo...

Gracias a ti, Manoli. ¿Incluirás la opción de los comentarios en tu blog alguna vez? Un abrazo.

Anónimo dijo...

Soy mucho de leer y de poco decir o dejar huella.
Te leí, te leo y espero seguir leyendo si hubiese posibilidad de hacerlo.

Tu escritura, no sé si lo recuerdas,es como la de Chejov. El día a día, donde parece que no pasa nada, pero pasa mucho.

Fuiste, durante mucho tiempo, el blog más recomendado desde el mío. Quise que disfrutaran como yo lo hacía.
Me hace feliz que algunos de aquellos siguen por aquí.

Feliz nueva andadura.

Un abrazo

Luna

Jesús Miramón dijo...

Gracias por todo, Luna.

NáN dijo...

Mientras los almendros florezcan en su tiempo y haya quien los pueda ver, nada está perdido.

Jesús Miramón dijo...

Nada está perdido, eso es verdad. Un abrazo, Nán.

Diva Gando dijo...

Un besico Jesús...

Jesús Miramón dijo...

Un besico, Diva.

francisco dijo...

He estado fuera, muy lejos. Vuelvo y te vas. Escribiendo una carta como los suicidas, para que leamos y te demos permiso. Quieres que sea irrevocable y le pones fecha anunciada: una muerte anunciada. Tantas veces he pensado en irme también. Y siempre alguien me dijo: sigue...Y voy despidiéndome de muchos, de ti. Y creo que es verdad: la vida entera es despedirse. Pues en la despedida un abrazote, querido Jesús.

Jesús Miramón dijo...

Pero no es una despedida, Francisco, es un hasta luego. Un blog termina y otro comenzará en el futuro. Yo funciono así desde 2004: soy un escritor de blogs y éste es el tercero. De hecho ya he pensado el título del siguiente y espero volver a encontrarme allí con todos vosotros, si queréis. Eso sí, es cierto, la vida es despedirse, y yo combato esa verdad armando precarias estructuras de palillos, andamios imaginarios donde viajar y explorar el mundo que me rodea: comienzos y finales, motivos, ideas tontas. Un abrazo, Francisco, volveremos a vernos.

molinos dijo...

bueno...y????

Paco Principiante dijo...

Hace más de un mes que se echó el cierre. Los goznes empiezan a coger algo de polvo, pero aun sigo pasándome por este lugar.
Suena a hueco. A deshabitado. Hay algunos rayones en el suelo. Será de la mudanza.

Tengo la intuición de que no soy el único de que a sabiendas de que ya no hay nadie, sigue asomándose por aquí. Así que escribo una nota.

La dejo sobre la única mesa que no se han llevado. Me volveré a pasar.

A quien lo lea........

Jesús Miramón dijo...

Paco (¡y Molinos, se me había pasado tu comentario, perdóname!), gracias por pasar por aquí. Y mira, ya que hablas de mudanza te dejo un poema que escribí hace mucho tiempo y se titula precisamente así. Un abrazo a todos.

MUDANZA

Sí, ya sé que hay cosas muy importantes
que reclaman mi atención, y te escucho.
Sí, ya sé que las cajas se amontonan
junto a la puerta, y que mañana
nos habremos ido, ya lo sé, pero

escucha tú ahora,
escucha atentamente, por favor: ¿no oyes
ese rumor suave y perverso
que frota los cristales
en las ventanas? Y, tenue ¿no sientes
ese masaje continuo y perezoso
de las olas aquellas, hace tiempo,
en la playa?


Pero te escucho, cariño.
Sí, ya sé que hay cosas muy importantes
que reclaman mi atención
y perdóname, pero ¿no has oído a ese pájaro?
o, al menos ¿no has oído ahora
algo parecido a un pájaro
en medio de todo esto?