sábado, 7 de julio de 2012

Ermitas antiguas

De madrugada las calles desiertas se convierten en ermitas antiguas, auditorios técnicamente perfectos donde el mínimo susurro se escucha en todo el universo. ¿Qué podría ocultar? Camino sobre un suelo que rueda bajo un cielo que gira.

4 comentarios:

José Luis Ríos Gabás dijo...

Siempre tienes presente el universo, y eso relativiza el tamaño de las cosas, y lo que nos sucede. Es importante mirar la realidad desde el punto de vista poético, como creo que haces tú.

Un abrazo

Jesús Miramón dijo...

Hölderlin lo escribió y, como sucede algunas pocas veces, cuando yo lo leí fue como escuchar mi propio pensamiento: "Poéticamente habita el hombre la tierra". Otro modo de saberlo es contemplar las asombrosas pinturas que familiares nuestros dibujaron en lo profundo de las cuevas.

El otro día leía acerca del descubrimiento del bolsón de Higgs y pensé que dos de las maneras más honestas y profundamente humanas de intentar comprender la realidad son la ciencia y la poesía, dos territorios condenados a fundirse entre sí: cuanto más avanzamos en la ciencia más necesitamos la poesía para explicarla.

Un abrazo.

giovanni dijo...

Es como una sala o calle de espera... La salle des pas perdus se llamaba en Francia una sala de espera en una estación de trenes. Caminamos a través de salas de espera. Suenan lindas.

Un abrazo

Jesús Miramón dijo...

El salón de los pasos perdidos... ¿Veis como habitamos el mundo poéticamente?

Un abrazo.