sábado, 6 de diciembre de 2014

Corre, insensato

Corre, insensato, corre
y no mires atrás.

Pero no, escucha, no,
mejor camina, sí,
mejor camina despacio
así, eso es, sin
llamar la atención.

Y ahora detente y
siéntate en ese banco
junto a la acacia, sí,
justamente ahí, como
quien no quiere la cosa, y

contempla las nubes
en el cielo, los peatones
que van de aquí para allá
inmersos en sus pensamientos.

Los coches. Las palomas.
Mira cómo pasan de largo.

3 comentarios:

Aquí me quedaré... dijo...

Disfruta y goza de las pequeñas cosas.
Dicen los sabios que no hay nada mejor.

Un abrazo

Jesús Miramón dijo...

Grandes cosas, cosas pequeñas, sabios... tonterías. ¿Qué tal está tu hija?

Aquí me quedaré... dijo...

Vale, vale...

Va mejorando muy deprisa.