lunes, 4 de enero de 2016

Tiempos remotos

Llueve sin parar desde ayer o, lo que es lo mismo, llueve desde hace miles de años. Todo el mundo lo sabe: amo, adoro la lluvia, aunque me gustaba más antes, cuando no tenía efectos secundarios en mi química cerebral.

Por fin ha nevado en el Pirineo y todo el mundo está contento. Yo también. Conozco a muchas personas que, como lo agricultores, dependen de la nieve para sobrevivir en primavera.

Yo vuelvo a escribir o, lo que es lo mismo, poso mi mano en la pared de la cueva y escupo sobre ella para dejar  alguna huella de este tiempo remoto.

5 comentarios:

Elvira dijo...

Y escupes bien. ;)

Yo llevo 4 días sin mi paseo diario, un trancazo me lo ha impedido. A lo máximo que llego es al supermercado, a comprar víveres para mi cueva.

Un beso

Jesús Miramón dijo...

Víveres y una cueva es lo que le bastó a Robinson Crusoe... Cuídate mucho y pronto podrás volver a explorar tu isla. Un beso.

JL Ríos dijo...

Que vuelvas a escribir es valioso para todos, creo, y da la razón al refrán ese de que no hay mal que cien años dure. Un abrazo.

Jesús Miramón dijo...

Buen año nuevo, querido José Luis. Un abrazo.

Portorosa dijo...

Y yo también me alegro.