viernes, 23 de septiembre de 2016

Olimpo

Ha llegado el otoño y de esto no me quejaré jamás, porque después de miles de años llueve sobre Barbastro y los truenos suenan y resuenan en el cielo desprendiéndose desde las cumbres del Olimpo.

En la cocina la válvula de la olla exprés sopla como el artefacto del siglo diecinueve que realmente es.

Yo escribo en el futuro.

Ya no.

6 comentarios:

Elvira dijo...

Rayos y truenos en el cielo y en tu cocina.

Hasta yo tenía ganas de que llegara el otoño.

Un beso

Jesús Miramón dijo...

Querida, querida Elvira.

Portorosa dijo...

Pero aún hace un poco de calor para la olla exprés...

Un abrazo.

Jesús Miramón dijo...

Me dejé llevar por el optimismo... Este verano parece no terminar nunca. Es terrible.

Un abrazo, Porto.

JL Ríos dijo...

Acabará de golpe, como otros, Jesús. Cualquier día vendrá la niebla, aunque antes probablemente vendrán las ventoleras que suelen coincidir con El Pilar. Ese día suelo encender, para probar cómo va, la calefacción. Tu hija y la mía seguro que están más frescas.

Un abrazo

Jesús Miramón dijo...

Querido, querido José Luis. Estoy tan desconectado. No escribo, no leo casi nada en internet, no sigo a nadie. Vuelvo sobre las migas de pan.