sábado, 7 de enero de 2017

Bourbon

M. corrige exámenes a mi lado y yo bebo bourbon mientras escribo (otro buen deseo que deberá esperar: dejar de beber bourbon).  Y el hecho es que el tiempo fluye sin fisuras, tranquilamente, uno al lado del otro, y nada más.  No haré ningún panegírico del amor, la pareja, la increíble suerte de haber encontrado a alguien entre miles de millones de personas en el mundo compatible conmigo.  Sólo escribo que ella corrige sus exámenes a menos de cuarenta centímetros de mí mientras yo redacto estas cuatro palabras que intentan expresar algo parecido a la calma, la felicidad.

5 comentarios:

NáN dijo...

Ir haciéndonos mayores en pareja, bien avenidos, muy cómplices. Jamás, de joven, pensé que llegaría a conocer esa maravilla de preocuparte más por otra persona, y que ésta se preocupe más de ti. Cada uno haciendo su tarea preferida o necesaria.

Jesús Miramón dijo...

Yo tampoco lo imaginé, pero es una de las mejores cosas que me han pasado en la vida.

Un abrazo, amigo.

Portorosa dijo...

Qué gusto.

JL Ríos dijo...

Os leo y estoy de acuerdo con todos, eso tan raro.

Un abrazo

Jesús Miramón dijo...

Un abrazo a todos. Los amores nos salvan. No sé de qué exactamente (tal vez de TODO), pero sé que nos salvan.