viernes, 14 de julio de 2017

La sombra oscura

1.

Son mundos diferentes. Está el sol de las nueve de la mañana sobre la cala donde mueren las olas y los pinos y está, tan cerca y tan lejos como un planeta distinto, lo que vive bajo el agua, el cricri permanente de los peces que comen en las rocas, el sonido de mi propia respiración en el tubo de plástico, la ingravidez, el frío inicial, el reflejo geométrico de la luz sobre las zonas de arena, hipnótico más allá de lo prudente.

2.

Hemos regresado al camping de bungalows donde vinimos algunos veranos cuando nuestros hijos eran pequeños. Otros niños nos rodean ahora, casi todos extranjeros como entonces. Juegan entre los árboles y los arbustos cuidadosamente regados y podados. Juegan en francés, en holandés, en inglés, en castellano, en catalán. Durante mi juventud nunca fui una persona especialmente "chiquillera" como sí lo era mi hermano gemelo, pero a medida que he ido cumpliendo años he cambiado y ahora los niños me conmueven de un modo profundo. Su inocencia, sus travesuras y sus lloros nocturnos de protesta mantienen a raya la sombra oscura.

3 comentarios:

Andandos dijo...

Me parece adivinar, por los números, que comienzas algo así como una serie. Ojalá. No todo el mundo es capaz de ver y poner un palabras mundos paralelos como tú (veo que suena lo de "mundos paralelos" a eso de la "posverdad").

Un abrazo

Jesús Miramón dijo...

Hola, José Luis, perdona que no te haya contestado antes pero últimamente estoy muy desconectado.. No comienzo ninguna serie, simplemente son dos cosas que escribí durante una estancia en el Camping de Bungalows de Sant Pol durante la primera semana de julio.

Un abrazo.

Andandos dijo...

No te preocupes por tardar en contestar, Jesús, yo tardo también lo mío en comentar a pesar de leer y tardo también en contestar. Este calor retarda casi todo. Bueno, aunque no sea una serie seguirás escribiendo de vez en cuando, aunque sea verano y este calor lo dificulte. Cada día nos acercamos un poco más al invierno.

Un abrazo